Xavi Domínguez Serra: «La época actual no me inspiraba»

Xavier Domínguez Serra
Xavi Domínguez Serra / © Foto cedida por el autor
 
Xavi Domínguez Serra (Barcelona, 1975) publica su segunda novela negra: Pentagrama criminal. Con ella se traslada a la década de los 60 para presentarnos a Bertulfo Carmichael, un hombre afectado de acondroplasia que ha desaparecido mientras pasaba unos días en el hotel Rantak, cerca de la ciudad ficticia de Aston, al borde de un acantilado. Su hija Termópilas contrata al aventajado e iluminado librero, Theodor Bassington, para que averigüe qué ha pasado y dónde está su padre. Este es el punto inicial del que parte esta obra. 
 
Negra y Mortal. Pentagrama criminal se traslada a la década de los 60. ¿Qué le atrae de esos años? 
 
Xavi Domínguez Serra. La época actual no me inspiraba para ambientar la novela. El protagonista es un hombre anacrónico, varado en tiempos pasados, así que la historia encajaba bien trasladándola décadas atrás.
 
NyM. Venit pluvia! es la primera novela donde emerge el protagonista de Pentagrama criminal, Theodor Bassington. ¿Estamos ante una serie?
 
X.D.S. El Sr. Bassington aparecerá en otro libro, pero siendo solo un secundario. Es un hombre mayor y ya no está capacitado para capitanear una novela entera. De todas formas, las tramas de cada entrega son independientes, cada libro tiene su vida propia.
 
NyM. ¿Cuál ha sido el proceso para la gestación de esta historia tan compleja?
 
X.D.S. Todo proyecto nace con una idea que te martillea en la cabeza, en este caso era la figura de Carmichael, un hombre con acondroplasia. A partir de aquí tocaba ir juntando conceptos y ver la manera de hilvanarlos. También me apetecía escribir una historia con mafiosos y pistoleros, pensé en ello y fui añadiendo personajes y tramas hasta que tuve confeccionado el armazón de la novela. Necesité tarjetas con las notas de los personajes y varios folios donde tracé determinados pasajes, a fin de cuentas de no perderme. Todo ello no fue un capricho personal, sino que la matriz del argumento requería las 492 páginas y la dificultad para llegar a la resolución de la novela.
 
NyM. ¿De dónde saca ese léxico y vocabulario tan singular?
 
X.D.S. Bassington es un librero retirado y le gusta expresarse de forma pomposa, era obligado dotarle de un lenguaje que lo distinguiera. Por otro lado, leyendo a Verne, Salgari, Eduardo Mendoza o Gabo, además de disfrutar de la lectura, aprendes léxico. Procuro que mis obras tengan una prosa cuidada, hay que mimar al lector en este aspecto, no solo ofreciéndole un argumento interesante u original.
 
NyM. ¿Qué le apasiona de las novelas negras y en qué referentes literarios se inspira? 
 
X.D.S. Los personajes rezuman carisma, eso es algo que las versiones cinematográficas han sabido plasmar bien. La suma del peligro, el crimen, las armas y los devaneos amorosos, es una fórmula llena de atractivo. Siento predilección por muchos autores, desde Stephen King a Delibes. Agatha Christie es la reina del misterio, Poe el maestro de la novela gótica y Dashiell Hammett la mayor referencia en novela negra, sin olvidar a Vázquez-Montalbán o Ferran Torrent. Hay muchos escritores talentosos, la lista sería interminable.
    
NyM. ¿En qué está trabajando ahora?
    
X.D.S. Estoy en el sexto capítulo de una novela de aventuras marinas, además tengo en mente una novela juvenil de misterio y un par de comedias. Prefiero diversificarme en las temáticas y no encasillarme en un género. Me queda mucho por escribir.
 
No hay comentarios

Deja tu comentario