Vivir en deuda y no morir en el intento

Parafraseando a Paco Camarasa “piensa en lo que puedes hacer por Negra y Mortal y no lo que Negra y Mortal pude hacer por ti”, y en esas estamos, recibiendo mucho más de lo que se aporta.

Pertenecer a esta comunidad negra y mortal ha supuesto un punto de inflexión profundo en mi existencia, ya no solo como lector sino como forma de vida. El entorno cultural, y en concreto literario, es enriquecedor sobremanera. Salir de tu zona de confort no es solo aconsejable sino, además, obligatorio. En las afueras de tu entorno cotidiano hay personas increíbles esperándote para formar parte de tu día a día. En los tiempos digitales en los que estamos todo lo queremos ya y que sea de la manera más fácil posible. Queremos comprar un libro y si lo queremos al mejor precio y al día siguiente en casa solo tenemos que hacer un clic. Craso error.

Tengo el gran placer de disponer de una biblioteca accesible en la cual disfruto más que un enano. Allí es donde te encuentras a amantes de la lectura sin importar edad, sexo o condición social. Poner en marcha el Club de lectura Negra y Mortal es, o ha sido, una de las mejores cosas que me han pasado en los últimos tiempos. Un compromiso mensual donde te arrastras junto a amigos compartiendo una lectura en común. El esfuerzo es mínimo y la recompensa, desmesurada. Cierto día tuve un sueño y era dar vida a una asociación literaria, hay que tener mucho cuidado con lo que se sueña, se puede convertir en realidad. L’Associació Negra y Mortal es mi gran tesoro, el mío y el de mis compañeros con los que lucho a diario. Porque todo esto no es fácil, para nada, pero con pasión y trabajo se puede conseguir lo que se proponga.

En el país en el que vivimos los lectores estamos en peligro de extinción. Ir con un libro bajo el brazo es considerado cual perro verde, raro de cojones. El friki del barrio. Vivir rodeado de libros es algo que me satisface, ver como tu pareja se motiva por ello, enamora. Algo estaré haciendo bien con mis hijos cuando ven a sus padres leyendo cada día. Recuerdo, en mi infancia, cuando cada dos meses picaba al timbre la señora del Círculo de Lectores, era para mí como Papá Noel. Destripaba la revista de cabo a rabo y me rompía la cabeza sobre qué dos libros quería en cada pedido.

El pasado 24 de enero recibí un regalo que no tiene precio, tres archivadores que contienen todo el trabajo publicado por el equipo de Negra y Mortal, cerca de 800 reseñas y artículos escritos por el puño y letra de una familia. Todo ese trabajo no ha sido sin esfuerzo, todo eso es debido al amor por la lectura de compañeros con los que he forjado una comunidad envidiable. Desde el primer día, y hasta hoy, todo esto ha sido sin ánimo de lucro y es lo que le da el valor extra. El tiempo lo sacamos de nuestro ocio, y lo hacemos sin esperar nada a cambio, porque sin buscarlo lo recibimos con creces.

Si me pongo a contar todas las interesantes conversaciones y buenos momentos que he vivido perdería la cuenta. Ser una parte activa y no desistir en ello me completa. Los problemas son menos problemas y la energía para tirar para adelante, luchando con esta vida que nos ha tocado vivir, se multiplica.

No voy a ser yo quien descubra las ventajas y propiedades de la lectura, pero sí lo que te puede aportar más allá de los propios libros. Asistir a festivales, presentaciones, charlas, adentrarte en la radio para hablar de lo que te gusta junto a tus mejores amigos, ser reconocido y valorado gratamente por la labor que se hace, no tiene precio.

Somos 18 locos literatos en Negra y Mortal, y estoy seguro que me podrán perdonar si agradezco infinitamente de manera especial a Alba Prieto y a Marta Pérez su amistad y esfuerzo. Son mucho más que amigas.

Seguimos.

4 Comentarios
  • Bernardo C. Rodríguez
    Publicado a las 12:14h, 27 enero Responder

    Sigo esta pagina en Telegram desde hace poco tiempo, pero estoy encantado. Soy asiduo lector de novela negra. Enhorabuena y gracias por vuestro esfuerzo b

    • Paco Atero
      Publicado a las 15:43h, 27 enero Responder

      Hola Bernardo, gracias por tus palabras y por seguirnos y leernos.

      Un abrazo

  • Daniel L. Hawk
    Publicado a las 21:45h, 27 enero Responder

    Como te entiendo querido Paco.

    El trabajo es mucho, pero el placer también lo es. Suscribo tus palabras una por una.

    • Paco Atero
      Publicado a las 21:50h, 27 enero Responder

      Un abrazo Danny, ah, y me debes una birra 🍻

Deja tu comentario