Valeria, la gran vida y los noventa

Valeria
Valeria / Netflix


Arden las redes. Valeria es una de las series en streaming con mayor expectación en Netflix. Basada en la novela homónima de Elísabet Benavent, la primera temporada se estrenó el pasado 8 de mayo, colocándose de inmediato en los primeros puestos del ranking de la plataforma. Interpretada por Diana Gómez, la protagonista es una aspirante a escritora que busca el apoyo de sus mejores amigas cuando los problemas acechan.

A lo largo de los ocho episodios nos sumergimos en los conflictos de Valeria, Lola, Carmen y Nerea, que deben enfrentarse a sus miedos y sufrir su particular arco de transformación. Valeria se ha casado siendo muy joven y convive con su marido Adrián. Su relación se ha estancado y la protagonista sufre un bloqueo creativo que le impide escribir la novela que le han encargado.

LA ADAPTACIÓN

Elísabet Benavent, que había supervisado el guion durante la fase de producción, avisó de antemano a sus lectores en una entrevista publicada en la revista Fotogramas: “lo primero que les diría es que vieran la serie con la mente abierta”. En este sentido, la adaptación ha modernizado la historia de base, introduciendo cambios en las tramas y los personajes. La productora es María López Castaño, quien también ha escrito el guion junto con Aurora Gracia Tortosa, Almudena Ocaña y Fernanda Eguiarte.

En relación con lo anterior, no procede realizar un análisis sobre las diferencias o similitudes entre la obra literaria y el producto audiovisual, sino que interesa más valorar este último como elemento independiente de creación. Al respecto, son diversas las primeras críticas negativas que se han publicado, sobre todo por una errónea comparación vinculada a series como Sexo en Nueva York o The Girls

El hecho de que Benavent se inspirara en Sexo en Nueva York no quiere decir que la serie Valeria tenga que ser como Sexo en Nueva York. Es absurdo que una pieza se desmorone al compararla con otra. Si hiciéramos eso con todas las obras, ¿cuántas quedarían a salvo? Valeria, guste o no a los críticos profesionales, tiene un público, y es bastante amplio.

Lola, Carmen, Valeria y Nerea
Lola, Carmen, Valeria y Nerea / Netflix

¿Por qué la serie Valeria vale la pena? Para daros una respuesta sincera, en primer lugar dejaré clara mi postura y de dónde surge. He estudiado cinematografía, leo mucho y soy omnívora. En este sentido, devoro con el mismo ímpetu un ensayo o un documental sobre la Guerra Fría que una obra en la que uno de los personajes principales es un vampiro centelleante. Siempre que tenga una mínima calidad, me interesa todo y huyo de los prejuicios. En definitiva, la valoración la hago como espectadora, no como crítica cinematográfica, pues por el contrario no podría disfrutar nunca.

UN PÚBLICO NOVENTERO

La serie Valeria funciona y gusta porque la generación de los 90 se siente identificada. En todo caso, el elemento aquí en cuestión es la empatía simple. En este sentido, sólo puede entenderse si se es de esta generación o si se tiene algún vínculo con la misma. Esto no deja de ser una valoración reduccionista, pues dejaría en entredicho otras series o películas que se encuentran protagonizadas, por ejemplo, por soldados, cuando muchos de los que no lo han sido gozan igualmente con las mismas. No, aquí la cuestión es más bien cultural, así como de una gran capacidad de distanciamiento positivo, de un salto que tiene que ver con un progresivo cambio en relación con las libertades y los derechos y de una sociedad que, en fin, se encuentra un poco perdida.

REALIDAD VS. FICCIÓN

La serie Valeria es realista. Les guste o no, los problemas de esta generación son, en su mayoría, los que se exponen a lo largo de la serie. ¿Hace falta que indique que los personajes pertenecen a la clase media obsoleta y que no se encuentran en una sociedad en desarrollo? En definitiva, quizá lo que moleste más a los críticos es la forma en la que los conflictos han sido expuestos. Hay una especie de comedia absurda que se confunde con la frivolidad y se relaciona con lo inverosímil de un todo que surge de la ironía. Pues bien, en mi opinión se sobreentiende que lo absurdo está hecho por y para que la serie funcione; esto es, para su público. Si lo mismo se hubiera presentado con otro formato, acudiendo al realismo más puro y dramático, para su target sería, simplemente, infumable y soporífero.

Además, la dirección de arte también está al servicio de la historia. No hay goteras ni grietas en los domicilios de las protagonistas, todo está cuidado al detalle y eso, no sé por qué, también molesta cuando lo único que hace es retratar de forma exagerada –y con gran acierto– la sociedad de plástico en la que vivimos, nuestro desgraciado vínculo con el consumo y lo efímero.

LA INTERPRETACIÓN

La gran interpretación por parte de todo el reparto es incuestionable y suma. Tanto Diana Gómez, como Silma López, Paula Malia y Teresa Riott no defraudan, no son impostoras. Además, son mujeres normales que disfrutan abiertamente del sexo y presumen sus defectos físicos sin los insufribles filtros a los que nos tienen acostumbrados. Con todo, los personajes son ingenuos, bastante inmaduros y no por eso dejan de ser entrañables. Nos sentimos reflejadas. Hay algunas cuestiones relativas al guion que me han llamado la atención de forma negativa, pero son nimiedades si se tienen en cuenta en relación con el resultado general.

Diana Gómez
Diana Gómez interpreta a Valeria / Netflix

 

LA GRAN VÍA

Y qué decir de Madrid. La he odiado y he querido volver de nuevo. Todo al mismo tiempo. Porque Madrid, para los que aterrizan sin nada en busca de ese algo particular, es así, tal y como se muestra. En fin, regresé a la ciudad de la mano de Valeria, y la eché de menos. Hay una especie de código compartido que se instala de forma natural en la mente de los que llegan al epicentro del motor frenético, donde se reúnen los soñadores que proceden de todos los sitios. Creo que es precisamente eso lo que se ha querido retratar y no la otra parte, la que la mayoría sin duda ya conocemos y no nos gusta.


Roser Ribas

Título: Valeria
Dirección: María López Castaño, Inma Torrente, Nely Reguera
Guion: María López Castaño, Aurora Gracia Tortosa, Almudena Ocaña, Fernanda Eguiarte
Producción: María López Castaño / Netflix
Reparto: Diana Gómez, Silma López, Paula Malia, Teresa Riott, Maxi Iglesias, Ibrahim Al Shami
Temporadas: 1
Episodios: 8
País de origen: España

No hay comentarios

Deja tu comentario