Una sirena en París – Mathias Malzieu

Una sirena en París

Sumerjámonos en la seductora prosa de Mathias Malzieu (Montpellier, Francia, 1974) en su última obra, ‘Una sirena en París’, una profunda fábula moderna que te hará creer de nuevo en la magia.

“LOS FANTASMAS DE MIS RECUERDOS APOYAN LOS CODOS EN LA BARRA”.

París, 3 de junio de 2016. La lluvia no cesa de caer incluso con el sol fuera. El Sena baja peligrosamente al límite de su capacidad y todos los parisinos esperan ver el desbordamiento de la columna vertebral de la ciudad. Una crecida fuera de lo normal que ya se ha cobrado varias desapariciones.

El joven Gaspard Snow, siempre a bordo de sus inseparables patines, incluso diluviando, se dirige al Flowerburger, un barco-restaurante que le fue legado por su abuela cuando esta falleció recientemente. Es lo único que le queda de ella y siente un gran apego por él. A simple vista, la barcaza es un restaurante cotidiano, pero contiene un área secreta que es solo accesible mediante una contraseña. Esta zona es el corazón del Flowerburger, donde se dan las fiestas más homéricas que te puedas imaginar y se sirve su plato más famoso y que da nombre al barco, hamburguesas de flores.

Sylvia se enamoró de la embarcación y de todos los secretos que contiene y le encarga a su nieto que prosiga con la tradición, siendo este cometido la razón que mantiene a Gaspard con alguna ilusión por vivir.

UNAS NOTAS HIPNÓTICAS

En medio de la majestuosa riada, una melodía de cristal atrae a Gaspard irremediablemente. Obcecado en encontrar el origen de esa preciosa voz, cuál es la sorpresa cuando halla a una criatura malherida, una hermosa muchacha… con cola de pez.

La sirena, de nombre Lula, posee una voz tan deliciosa como mortal, pues no hay humano capaz de escuchar su canto y sobrevivir a él. Sin embargo, cuando nuestro Gaspard se propone algo, no hay nada que se interponga en su camino y tratará por todos los medios de ayudarla y curarla, quiera o no quiera ella. Comenzará aquí una serie de aventuras para la pareja, en la que descubrirán que ambos tienen mucho aún por aprender.

“UNA IMAGINACIÓN TAN POTENTE QUE PUEDE MODIFICAR LA REALIDAD”.

En ‘Una sirena en París’, una docena de personajes irán contando en primera persona lo que ocurre en cada determinado momento y escenario. Prácticamente todos los que aparecen en la novela tienen su parte de narración, aunque la mayoría de la historia está en manos de los dos protagonistas. El cuento va saltando desde el punto de vista de Gaspard al de Lulu casi sin darnos cuenta, con el resto intercalándose ocasionalmente.

Pero si hay algo que caracteriza a la obra literaria de Malzieu es el lenguaje mágico con el que está escrita, diría que hasta místico. Posee una pluma casi poética, con abundancia de figuras retóricas, tales como metáforas, símiles y otros elementos estilísticos. Todo esto le confiere una musicalidad deliciosa a sus relatos.

LA MÚSICA ES EL REFLEJO DEL ALMA

Y precisamente la música es un tema central en esta pequeña novela. Gaspard es un músico en bancarrota, sus ingresos solo provienen de lo que consigue en el Flowerburger. Pero eso no quita que en su piso guarde una colección de vinilos de grandes intérpretes como Johnny Cash, Leonard Cohen… Incluso posee un voice-o-graph, un aparato diseñado para grabar tu propia voz o canción en discos de vinilo de un minuto de duración.

 “El sonido de un instrumento que se rompe te arranca el corazón. Es uno de los ruidos más tristes de la historia de los ruidos”.

Cierta escena de ‘Una sirena en París’ me ha hecho pensar en la célebre película Moulin Rouge. Me sorprendió la asociación que hizo mi cerebro de forma automática, no comprendía el por qué, ya que no comparten el mismo género ni trama. Sin embargo, una vez me detuve a meditar y buscarle explicación a esa misteriosa conexión, empecé a encontrar sutiles semejanzas. La música siempre está presente en la historia, París es el escenario elegido en ambas, el ambiente del barco se acerca mucho al bohemio mundo del musical y Gaspard me recuerda indudablemente a Christian, con ese aire soñador y melancólico.

El próximo marzo se estrena la película basada en este libro, teniendo como director y compositor de la banda sonora al mismísimo autor, lo que garantiza que será una adaptación fiel del original. Como cara conocida, tendremos a Rossy de Palma con un papel secundario que le va como anillo al dedo.

Como decía Sylvia, la abuela de nuestro chico:

“El ingrediente mágico es el amor. Porque permite que el sueño cristalice”.

Y Mathias Malzieu nos hace soñar.

 

María García

Título original: Une sirène à Paris
Título: Una sirena en París
Autor: Mathias Malzieu
Traducción: Noemí Sobregués
Editorial: Reservoir Books
Páginas: 236
Fecha de publicación: enero 2020

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.