Una obra maestra – Charles Willeford

una obra maestra

El lado más extravagante del mundo del arte asoma en Una obra maestra de Charles Willeford (Little Rock, Arkansas, 1919 – Miami, Florida, 1988), una novela fresca y comprometida con la causa de sus personajes que en conjunto ha cautivado al mundo del cine y su adaptación llegará a España en este mismo 2020.

Charles Willeford

Leer este libro sin antes conocer a su autor no es de recibo, porque a menudo es muy interesante investigar cuál ha sido la inquietud del escritor para crear cierta novela. Y es que ver cómo una colección histórica como la de la Serie Negra de RBA ponía su atención (y su trabajo en traducción y edición) en una entrega como esta ha hecho despertar mi curiosidad.

Charles Willeford es autor del gran clásico de la época Miami Blues (1984), además de tener en su haber muchas obras publicadas, a destacar sus últimos trabajos en vida con la tetralogía dedicada al personaje de Hoke Moseley.
El escritor norteamericano nació en una época convulsa en EE. UU., ya que las primeras décadas del siglo XX golpeaban muy duro en la sociedad. Huérfano, muy temprano, por parte de padre y madre a causa de la tuberculosis, se alistó en el ejército falsificando su corta edad, permaneciendo en las tropas alrededor de veinte años en varias etapas y recibiendo multitud de condecoraciones militares. Su periplo le hizo pasar por París y, como curiosidad, intentó cursar los estudios universitarios de Historia del arte en Lima (Perú), sin éxito por carecer de formación a pesar de su intento de falsificación de documentos (una vez más).

Tras esta indagación en la biografía del autor, el inicio de la lectura de Una obra maestra tiene mucho más sentido. En esta novela vamos a paladear la deliciosa prosa de Willeford tanto por su estilo como por su conocimiento de la materia. Y no nos vamos a aburrir, pues todo movimiento artístico —ya sea mayor o menor— citado en estas páginas va a tener su justa introducción. Es más, el magnífico papel de Berenice nos ayudará sobremanera en ese ejercicio. Pero empecemos por el inicio.

Una obra maestra

Nos situamos en Palm Beach (Florida, EE. UU.). James Figueras —de origen puertorriqueño­— es un elegido, mejor dicho, uno de los 25 elegidos como mejores críticos de arte del país. Los cimientos que construye este personaje, al inicio de la novela, son sublimes. He disfrutado y me he puesto en su pellejo (en mi parca realidad) moviéndome como pez en el agua en un mundo nihilista y a la vez glamuroso. No sé a cuento de qué, pero veía a James interpretado por Boris Izaguirre, al menos hasta que apareció el papel de Berenice, una mujer imprescindible a la que nos sujetaremos para no despegar los pies de la tierra.

Figueras recibe, de un coleccionista multimillonario (Cassidy), un encargo disfrazado en una proposición (que podríamos catalogar) indecente. Realmente hasta aquí me gustaría contar, pero leyendo en este momento la sinopsis oficial veo que desvelan lo siguiente: «la posibilidad de entrevistar a un mito (Jacques Debierue) en la pintura, con un peaje: robar una obra de su misterioso catálogo».

Doscientas páginas en las que el lector debe conocer el resto de la historia, la del estrambótico mundo del arte donde los mitos se construyen cual castillo de naipes.
Una obra maestra, publicada en 1971, fue para Charles Willeford como quitarse una espina.

Como apuntaba al inicio, hay película basada en la novela, un film que se estrenó en 2019 en EE. UU. y que llega a nuestro país este año. El largometraje (The Burnt Orange Heresy) está dirigido por Giuseppe Capotondi y cuenta, en el reparto, con un par de viejos conocidos: Mick Jagger en el papel de Joseph Cassidy y Donald Sutherland como Jerome Debney (el pintor Jaques Deberieu).

Tras leer este libro puedo percibir cierta tendencia cambiante en la Serie Negra de la editorial RBA. Su anterior publicación, El Rey Perdido (Jeff Noon), giraba sobre el entorno del ídolo musical y sus groupies. Concluyo en que en estas novelas «el muerto» es una mera consecuencia de una buena propuesta y no el inicio donde se deba sujetar la trama. Además de virar el foco hacia el mundo cultural: música y arte. Todo un acierto.

 

Paco Atero

Título original: The Burnt Orange Heresy
Título: Una obra maestra
Autor: Charles Willeford
Traducción: Pilar de la Peña Minguell
Editorial: RBA Libros – Serie Negra
Páginas: 208
Fecha de publicación: julio 2020

No hay comentarios

Deja tu comentario