Una bala con mi nombre – Susana Rodríguez Lezaun

Una bala con mi nombre – Susana Rodríguez Lezaun

una bala con mi nombre

 

Hay momentos en los que, en la rutina lectora, es necesario un soplo de aire huracanado donde la mayor de tus preocupaciones sea ir parpadeando ante la expectativa. Susana Rodríguez Lezaun ha conseguido eso, llevarme en volandas hasta el final de este thriller vertiginoso en ‘Una bala con mi nombre’.

LA ZONA DE CONFORT

Cuantas veces nos incomodamos cuando alguien nos intenta mover de nuestra zona de confort. Un espacio donde residimos en barbecho instalados en una costumbre de ciclos, los nuestros. La zona nombrada es de carácter global a cualquier escala socio-económica: tu estatus es indiferente, pues construirás tu zona segura según tus posibilidades. Posiblemente ese apalancamiento en tu vida sea el causante de una pérdida de atención que acarree un desencantamiento sobre lo que te rodea.

Salir de esta, tu zona del bienestar, puede ser por varios motivos: por iniciativa propia, convencido en un alarde de valentía buscando otros tonos en tu vida o puede ser por voluntad ajena, obligado por segundas o terceras personas. Como es el caso de Zoe Bennett.

¿TAMBIÉN LAS MUJERES?

Susana nos descubre a Zoe Bennett: cuarenta años de edad, mujer solitaria en buena posición social que trabaja como restauradora en el Museo de Bellas Artes de Boston. Sí, la escritora pamplonica sale de su propia zona de confort literaria y cruzamos el charco con ella para recalar en la capital del estado de Massachusetts.

En el prólogo, conocemos la situación de Zoe y Noah, sumergidos con su coche en un pantano intentando librarse de una muerte por ahogamiento. Un inicio prometedor que nos anuncia una lectura de altas pulsaciones.

Noah es un joven camarero de 26 años, un caramelo para cualquier mujer predispuesta a enamorarse y Zoe es una de ellas. Catorce años de diferencia – y alguna secuela física que otra por la edad – no son un obstáculo para que las primeras páginas de ‘Una bala con mi nombre’ ardan por sí solas. Tenía entendido (#ModoIroníaON) que éramos los hombres los que pensábamos con la bragueta, pero ¿a quién le amarga un dulce?

EL GOLPE

La novela está narrada en primera persona en la voz de Zoe Bennett. Una voz que nos llegará angustiada, pues su cómoda vida se ve alterada de una manera abrupta tras el robo en el Museo donde trabaja, robo y asesinato mejor dicho.

Sin casi darnos cuenta, nos vemos en el centro de una cascada interminable en la que con mucha dificultad podemos ver el final. Un thriller viciado y maniatado por la avaricia y el engaño. Una novela con sabor a las obras de Harlan Coben.

UNA BALA CON MI NOMBRE

En ‘Una bala con mi nombre’ no hay lugar para las descripciones exageradas, ni para la pausa innecesaria. Zoe Bennett podría ser el vivo reflejo de muchas mujeres con su misma situación laboral y sentimental. La protagonista ha huido siempre de las grandes emociones, de hecho se casó con un hombre pasivo para creer asegurarse no salir nunca de su zona de tranquilidad. Eso sí, una vez el único camino es la supervivencia, sale lo mejor de ella.

HarperCollins Ibérica apuesta por una de las grandes plumas del thriller nacional. Un gran buque editorial que da voz a una espectacular escritora a la cual, le queda mucho por decir y escribir. Susana Rodríguez Lezaun – periodista, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco – almacena ya una gran trilogía en su haber: Sin retorno (2015), Deudas del frío (2017) y Te veré esta noche (2018), ambientadas en su Navarra natal.

¿Necesitáis salir de vuestra zona de confort? Leed esta novela.

 

Paco Atero

Título: Una bala con mi nombre
Autora: Susana Rodríguez Lezaun
Editorial: HarperCollins Ibérica
Páginas: 304
Fecha de publicación: agosto 2019

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.