Un mono marino se ha bebido mi Fanta – Dani Llabrés

Un mono marino se ha bebido mi Fanta

El Colectivo Bruxista se estrena como editorial (Bruxismo Editores) y abre su colección con Un mono marino se ha bebido mi Fanta, de Dani Llabrés (Valencia, 1971): una novela vertiginosa. Además, su ritmo viene acompasado de una fantástica banda sonora, disponible en una lista abierta de Spotify, a la que se puede acceder por medio de un código bidi que aparece a modo de despedida (y que suena mientras se gesta esta reseña) al finalizar el libro.

Colectivo Bruxista: estreno editorial

Colectivo Bruxista se creó en 2017 con la finalidad de publicar fanzines que tocasen diferentes temas relacionados con la cultura más alternativa, marginal incluso, aquella que incomoda en según qué círculos y que muchos preferirían ver enterrada. Es un colectivo que quiere dar voz a lo que algunos considerarían «ovejas negras». Su fanzine Bruxismo (cuyos números están todos agotados actualmente) incluye artículos sobre: música, historia underground, tribus urbanas (de ayer y de hoy), anarquismo o muchos otros «ismos» sociales, políticos o culturales. Además, también aparecen reseñas de libros que siguen esta línea.

No es de extrañar que Dani Llabrés («escritor y modernista», como afirma su biografía de Twitter) sea quien debute en Bruxismo Editores como conocedor de la subcultura. Durante muchos años se dedicó a la abogacía hasta que su rumbo viró hacia la escritura. Es autor de bastantes libros de temática musical, tanto para niños (la colección Little niño descubre a…) como para adultos (relacionados en su mayoría con la música y cultura mod). También ha publicado algún libro de relatos (véase Pequeños freaks) y otras novelas (Navidades suicidas o El día que a Dios le dio por existir).

Un mono marino se ha bebido mi Fanta dista mucho de ser la primera publicación de Dani LLabrés, pero os confieso que yo no le conocía. Ha sido un gustazo de presentación, la verdad, repetiré con alguna otra novela suya, seguro.

«Los Cinco» en versión lisérgica

La contraportada afirma que esta novela se trata de «una versión lisérgica de Los Cinco en la que resuenan ecos de Hunter S. Thompson y el mejor Tarantino», y no miente.  Un mono se ha bebido mi Fanta presenta a una cuadrilla de amigos que arrastran muchas horas de jarana a sus espaldas (han cerrado hasta los afters) y están tomándose «la última» en casa de uno de ellos. En un momento dado, a Willy —el acoplao— le da un síncope (según Llabrés en la promo del libro: «un marichalazo») y se queda «seco» en el sitio. Deciden trazar un plan para no verse envueltos en problemas, pero todo se tuerce y terminan metidos en una trama que cuenta con asesinatos, mafia, porno, policías corruptos y droga.

Esta aventura te palpita en las manos desde el primer capítulo y no sabes bien por dónde van los tiros. Llabrés tiene multitud de ases en la manga, que irá dosificando a lo largo de la historia, y no dejará de sorprenderte en ningún momento. El tiempo y los escenarios en los que tienen lugar la acción encajan a la perfección y te mantienen alerta, muy despierto (como si «llevases encima» lo mismo que —atención a los nombres— Kid Kubata, Duque, Santo, Moriarty y Willy, juntos). Es un cóctel explosivo, de los que levantan el ánimo a cualquiera.

Vale pero, ¿qué es un mono marino? ¿y la Fanta de quién es?

Merece la pena encontrar el mono marino y la Fanta en medio de esta novela con tintes pulp, que cuenta con diálogos fresquísimos y delirantes; descripciones hiperrealistas y sucias; y enredos de película. Me encantaría que hicieran una adaptación cinematográfica, a pesar de conocer el argumento, estoy segura de que me lo pasaría igual de bien que viendo Airbag.

«—¿Tú crees que es normal que, a la que me descuido, tu perra desaparezca y se coma un trozo de mi abuela?
—Tampoco es muy normal tener a la abuela enterrada detrás de casa».

Los giros de guion, el control magistral del tiempo y las situaciones que recrean el esperpento provocan que la narración y las conversaciones de los personajes entren como un disparo. Llabrés vuelca el alfabeto, lo reordena y pinta cada línea con gran pericia. Al terminar, tu iris ha desaparecido casi completamente: necesitas más. 

Bruxismo Editores arranca por todo lo alto con Un mono marino se ha bebido mi Fanta como combustible, así que no me queda otra que estar atenta a sus publicaciones venideras. No tardaré mucho en hacerme con Tainted Love (de Stewart Home), que es su próxima referencia y también promete. Definitivamente, acaba de aparecer otro nicho más en el que nutrirse de —buena— literatura políticamente incorrecta.

 

Rocío Palomino

Título original: Un mono marino se ha bebido mi Fanta
Autor: Dani Llabrés
Editorial: Bruxismo Editores
Páginas: 156
Fecha de publicación: marzo 2021

 

1 Comment
  • Laura Juan eced
    Publicado a las 15:59h, 15 mayo Responder

    A Daniel Llabrés lo sigo desde sus principios. Fantástico escritor y excelente orador. Su último libro «Un mono……. me ha encantado.

Deja tu comentario