Un dios ciego – Javier Sagastiberri

Un dios ciego – Javier Sagastiberri

Un dios ciego¿Para qué hostias te sirve la pasta si no sabes gastarla? Sin introducción ni preámbulo, directamente a la acción. Así empieza Un dios ciego, la tercera novela del escritor vasco Javier Sagastiberri protagonizada por las ertzainas Itziar Elcoro y Arantza Renteria.

Estamos en Bilbao, en el Bilbao de ahora, aunque con pintas de la década de los 80. Un viejo conocido de la policía, Uriah Heep, irlandés esmirriado de metro cuarenta pero con cara de niño, se ha fugado de la prisión de Basauri. Ello conlleva la furia de Arantza, quien avisó de lo extremadamente violento y peligroso que era, pues ambas fueron las que metieron a Heep entre rejas. Por eso ahora sus vidas corren peligro, tanto que su jefe decide ponerles escoltas. Heep no dejará títere con cabeza, además de hacerlo de manera personal.
Paralelamente Borja, un abogado penalista de Neguri (un barrio rico y pijo de la ciudad) aparece muerto de un tiro en la cabeza al más puro estilo de un killer profesional, con los únicos testigos de una mujer extranjera y un joven con el que se cruzó.

Dos hechos aparentemente inconexos llevan a ambas ertzainas a involucrarse en las calles de un Bilbao negro, donde bandas de narcos están a la orden del día, donde los señores no son Sergio ni Celso, sino don Sergio y don Celso. Dos ertzainas complementarias pero a la vez opuestas entre sí. Por un lado tenemos a Arantza Renteria, visceral, temeraria, irónica y sobretodo, vengativa. Por el otro Itziar Elcoro, reflexiva, observadora y templada, la cabeza pensante del dúo policial.

Javier Sagastiberri desgrana esta novela planteada en veinte capítulos o días desde la escapada de Heep de la prisión. Como una carrera contrarreloj, narrada entre primera persona por Jon, otro ertzaina y tercera persona. Fácil y ligera, con un punto maquiavélico y un lenguaje irónico, a lo vasco, te mete de lleno en la acción mientras te muestra las cartas de un Bilbao oscuro y de suburbios, con una religión nueva, la del dios ciego, como base de la trama.

“…se han descubierto fragmentos de unos libros de la creación imperfecta. En esos escritos se menciona a un dios ciego, a un demiurgo que sería el creador del mundo tal como lo conocemos. – Con la ceguera de ese dios quedarían explicadas las imperfecciones del mundo… Al ser la creación un objeto imperfecto, un producto mal acabado por la ceguera del dios, era entonces perfeccionable. Y ahí entramos lo hombres. Las personas podemos ayudar al dios, de alguna manera somos dioses que podemos orientar a ese dios ciego, a esa divinidad oscura y desconocida a mejorar su obra”

Javier Sagastiberri nos presenta otros personajes, cameos de varios autores vascos de novela negra;

– Goiko: protagonista de las novelas de Abasolo.

– Touré: protagonista de la serie creada por Jon Arretxe.

– Garastazu: personaje de novelas de Aritza Bergara.

El final, nada predecible, sorprende e intriga a partes iguales a la vez que anuncia o deja entrever características de la que será la cuarta novela, ya en proceso de elaboración, donde quizás podamos descubrir más sobre la infancia, vida y placeres de una de las ertzainas protagonistas.

Alba R. Prieto

Título: Un dios ciego
Autor: Javier Sagastiberri
Editorial: Erein 
Páginas: 232
Fecha publicación: Mayo 2018

No hay comentarios

Deja tu comentario