Un acto reflejo: Último caso del comisario Caravaggio – Ana Gomila Domènech

un acto reflejoLa escritora menorquina Ana Gomila Domènech nos presenta su primer libro, ‘Un acto reflejo: Último caso del comisario Caravaggio’, una sencilla obra cargada de humor que transformará la novela negra en algo risueño y ciertamente divertido.

El trío policial: un muerto, un comisario y una escena de un crimen

Giusseppe Caravaggio es un comisario con un pie en la jubilación que lleva una vida demasiado estancada y monótona desde que se casó con Sabina —“Ginger Ale” como se la conocía cuando regentaba un bar cerca de la Academia de Policía y muchos otros compañeros se la disputaban—. Criado en un orfanato, sin hijos, su única distracción es el trabajo. Y ese fue el que precisamente le salvó de convertir ese domingo cualquiera en otro día estancado en su invernadero.

En una masía de Herford aparece el cadáver de un supuesto fotógrafo que había intentado atentar contra la vida del señor Ginzburg, candidato conservador y propietario de la villa, durante la celebración de una jornada de caza junto a periodistas y barones del partido. Un disparo a quemarropa parece la causa de la muerte. Giusseppe se desplaza hasta el lugar de los hechos decidido a investigar el crimen. 

“Nadie vio nada, nadie oyó nada, nadie sabe nada”

Encerrados en la propiedad de Herford, Caravaggio traza un ingenioso plan para descubrir al culpable de la muerte del fotógrafo. Mediante lo que se conoce como whodunnit (Who has done it? ¿Quién lo ha hecho?),  Gomila nos proporciona una trama en la que el lector tendrá que ir descubriendo al culpable mediante indicios que la autora deja entrever. Según el término, quien lleva a cabo el whodunnit suele ser un detective experimentado y algo erudito. En el caso de ‘Un acto reflejo’ no solo nuestro comisario es un tipo espabilado, sino que junto con su humor irónico y picaresco que usa como vía de escape dotan a la novela de una simbiosis muy ocurrente.

Entre arte y cultura

Ana Gomila no solo nos saca una sonrisa con su novela negra, sino que nos da una clase magistral tanto de arte y arquitectura: “la grandiosa alternancia de pilastras biseladas y frontones en relieve rompía el hieratismos de su vasta fachada marmórea, dividida longitudinalmente en dos pisos y rematada por una hilera de bustos pseudorromanos. Sobre la torreta central, entre los pináculos repolludos que la coronaban, campaba una majestuosa cuadriga de bronce”; como de literatura con varias referencias a Chrétien de Troyes, Macbeth o Daphne du Maurier entre otros.

Esta novela de tan solo 63 páginas ha sido todo un acierto. Pese a su tamaño, la autora ha construido una trama cerrada y bien trabajada, adornada con toda una mezcolanza de cultura que suma riqueza narrativa. Espero que este no sea el último caso del comisario, o si lo es, Ana nos proporcione los anteriores, para poder disfrutar de este ingenioso comisario. 

 

Alba R. Prieto

Título: Un acto reflejo: Último caso del comisario Caravaggio.
Autora: Ana Gomila Domènech
Editorial: autopublicado – Amazon
Páginas: 63
Fecha de publicación: julio 2019

2 Comentarios
  • Ana G.
    Publicado a las 09:01h, 16 enero

    ¡Me ha encantado! A ver si voy a tener que escribir una continuación… Jaja
    En serio, hoy me habéis hecho feliz. Gracias

  • Alba R. Prieto
    Publicado a las 10:37h, 16 enero

    Pues por mí encantada! han sido las 63 páginas más aprovechadas y más divertidas que he leído!