Tus pasos en la escalera – Antonio Muñoz Molina

Tus pasos en la escalera

Antonio Muñoz Molina (Úbeda, 1956) presenta en Tus pasos en la escalera una historia intimista a través de un monólogo interior. El narrador se ha mudado a otro país y espera la llegada de su pareja. Mientras ansía su aparición, adecúa el nuevo hogar. Durante este proceso, él reflexiona. Somos testigos de descripciones minuciosas sobre su esposa, su nueva ciudad y los recovecos de su memoria. Se respira melancolía en la voz narrativa. El autor mantiene un ritmo pausado y fluido sin caer en una narración tediosa.

LA LARGA ESPERA

El protagonista de esta historia se muda a Lisboa desde Nueva York con la esperanza de que venga pronto Cecilia, su mujer. Se acomoda en el piso junto a su perra, contrata a un manitas que lo ayude a acondicionar el inmueble y espera. Piensa en colocar los muebles como le gusta a su amada. Rememora cómo se conocieron, de qué trabaja o su forma de ser. Nos ofrece hasta el más ínfimo detalle de ella. La cree ver en los cuerpos de otras mujeres. Cada vez que alguien lo visita se imagina que esos pasos son los de su pareja. En el intervalo de tiempo que abarca la obra se cobija en sus recuerdos. Al mismo tiempo, apenas interactúa con otras personas. Pasea por la calle, habla con el operario que lo ayuda a mejorar el piso y poco más. Lo inunda la soledad.

HISTORIA DE DOS CIUDADES

El narrador repasa una selección de momentos vitales en su antigua ciudad. Los evoca con añoranza y un atisbo de felicidad. El esmero con el que explica sus rutinas en La Gran Manzana transporta al lector hacia los lugares que la voz narrativa frecuentaba. Dicho ejercicio meticuloso se realiza también con la capital portuguesa. Abstraerse en la cartografía urbana lo evade de la realidad. Hace que la idea fija que existe en su mente sea menos omnipresente. La vuelta de Cecilia. Pese a que las dos metrópolis que conoce el protagonista sean distintas, los espacios por los que transita se asemejan. Parques, librerías o las similitudes entre la distribución de los enseres de ambas viviendas. En este punto se detiene largo y tendido. Le fascina que su nuevo hogar sea prácticamente idéntico al anterior. Todo lo coloca igual. Así su pareja se sentirá, según él, como en casa.

PULSO NARRATIVO

Muñoz Molina arriesga con esta novela. Un monólogo interior no es fácil de digerir. Cabe tener paciencia para completar este tipo de lecturas. Depende mucho del fluir de las palabras para captar la atención de quien se sumerge en un texto de este calibre. Por suerte, el autor logra mantener el ritmo narrativo sin que este pierda intensidad en ningún momento. La ausencia de ubicar el presente de la obra genera intriga. Abundan reflexiones sobre la psique humana y descripciones de personas y lugares. Sin embargo, ante la inmensidad de estos comentarios vemos vacíos. El equilibrio que se da entre lo que se dice y lo que queda entre líneas en la historia alimenta la intriga del lector. A veces, cobran más peso los espacios en blanco entre palabras que la misma representación gráfica de esta. El autor nos muestra que es un maestro en esta materia.

Tus pasos en la escalera nos introduce en la mente del narrador. Buceamos entre sus recuerdos, sus dudas, sus sueños, su esperanza. Deambulando por su memoria topamos con escenas clarividentes y pasajes oscuros. Ante todo, impera la necesidad de que su voz impregne toda la narración.

Daniel Marchante

Título: Tus pasos en la escalera
Autora: Antonio Muñoz Molina
Editorial: Seix Barral
Páginas: 320
Fecha de publicación: marzo 2019

No hay comentarios

Deja tu comentario