Trol – Luis Pérez Ochando

trol

La línea que divide la realidad con la imaginación se desdibuja en Trol, la primera novela firmada por Luis Pérez Ochando (Requena, 1982) y publicada por Ediciones El Transbordador.

UN TROL VIENE A VERME

La vida es perfecta para Irene. Tiene unos padres que la adoran, una habitación repleta de peluches y otros juguetes, y disfruta de una casa enorme con jardín para poder jugar al sol. Un buen día, su mundo tal y como lo conoce se tambalea y llega un pequeño monstruo a interrumpir esta calma y tranquilidad. Sus padres se presentan en casa con su nuevo hermanito, pero nadie parece darse cuenta de que no es un rollizo bebé, sino un trol.

Al principio estaba oscuro, pero de pronto atisbó el pelo crespo y ensortijado, la boca llena de colmillos como agujas, la lengua roja y puntiaguda, las zarpas como garfios amarillos, los ojos negros como azabache bruñido. Irene dio un paso atrás y soltó un grito. Lloró, sí, pero de pánico.

Esta es la premisa que nos trae Luis: una novela corta de terror contada desde el punto de vista de Irene, con altas dosis de imaginación y desfiguración de la realidad. La llegada de un hermanito nuevo es todo un acontecimiento que puede desmoronarle la vida a cualquiera de nosotros y, en esta ocasión, lo vivimos a través de los ojos de la pequeña. Pero, ¿quién no ha sentido lo mismo en su infancia? El mundo se ve de forma diferente a esas tempranas edades, y esa inocencia y percepción de lo que nos rodea se va perdiendo conforme se soplan velas. Y es que el tamaño es inversamente proporcional al asombro ante nuevas experiencias.

REALIDAD VS IMAGINACIÓN

Trol está narrado en tercera persona, pero siempre desde una perspectiva muy cercana a Irene. El lector va conociendo lo que siente y lo que piensa ella en todo momento. Esto conlleva a que se distorsione la realidad. Incluso el paso del tiempo se aprecia de forma difusa. Sabemos que la historia transcurre en verano, pero ignoramos la edad de Irene y de su hermanito trol. Tendrás que llegar hasta el final para que todo cobre sentido.

En ciertos momentos me ha recordado a El principito, de Antoine de Saint-Exupéry. Mi subconsciente ha llegado a esta analogía debido a las distintas interpretaciones que puede generar un mismo texto. Si eres un adulto, tenderás a buscarle el razonamiento lógico a lo ocurrido. En cambio, si lo lees poniéndote en la piel de Irene, desde los ojos de la inocencia, la lectura alcanza otro nivel. Es el lector quien decide con qué versión se que queda, si con la racional o la fantástica.

No hay hambre mayor que la del corazón, acaso la del fuego; devoran y piden más, son avarientos, jamás sueltan ni devuelven lo que toman. Nada los apacigua, nada los sacia. Así son el deseo y la llama, deslumbran y dejan al final solo cenizas, en la boca, en el rostro y en los ojos.

 

María García

Título: Trol
Autor: Luis Pérez Ochando
Editorial: Ediciones El Transbordador
Páginas: 173
Fecha de publicación: septiembre 2020

No hay comentarios

Deja tu comentario