Todo arde – Nuria Barrios

Todo arde

Nuria Barrios (Madrid, 1962) nos adentra en un poblado chabolista de la capital para exponernos la realidad de un grupo minoritario que siempre se ha mantenido al margen, acallado por el eco del silencio. En ‘Todo arde’ Lolo emprende un viaje con el objetivo de localizar a Lena, como lo hizo Orfeo para salvar a Eurídice. Con la intensidad del descenso asimilamos que el inframundo está tan solo a unos pasos.

ORFEO

Lolo viaja hacia la oscuridad, pero no lo hace para salvar a su esposa, sino a su hermana. Lena tiene 25 años y es adicta a la heroína. Lolo ni siquiera es mayor de edad, tartamudea y tiene un aspecto frágil. Sin embargo, el amor que siente por su hermana le permite superar el miedo y enfrentarse a los monstruos que habitan entre tinieblas.

El protagonista de esta historia no comprende lo que le rodea, ni admite la ausencia de su mejor compañera. La autora nos invita a pasear por una mente en la que el amor todavía es puro y no se ha corrompido por los golpes de la vida. Lolo nos permite regresar a nuestra adolescencia, cuando creíamos que nada podía evitar que lográramos todo lo que queríamos.

EURÍDICE

Lena ya muestra los primeros síntomas de un camino directo a la tumba. Tiene costras en la frente y ha perdido su esbelta figura. La droga marca y define su aparente egoísmo, pero es posible empatizar con ella. Los destellos de un alma cándida se manifiestan a lo largo de la historia.

La hermana de Lolo es el reflejo de una sociedad que ya no encuentra sentido alguno a su existencia. Que quiere pero no puede. Que lo tiene todo y ha perdido el todo. El vacío de Lena transmite las carencias vitales que abundan en la era posmoderna o en el imperio de lo efímero, como bien dijo Lipovetsky.

UNA SOLA NOCHE

Narrada siempre en tercera persona, la historia inicia en el atardecer y finaliza cuando amanece. La autora dosifica la información transmitiéndola en su debido momento, por lo que aunque la obra tenga un ritmo pausado y los capítulos sean largos, no pierdes el interés en ninguno de ellos.

ENTRE TINIEBLAS

El poblado chabolista se encuentra en Madrid, pero podría estar en cualquier parte. Durante el relato, destaca la realidad palpable a través de los personajes y sus diálogos, así como las descripciones del entorno. Cuando algo me llama la atención indago, y según he podido saber a través de una entrevista realizada por la Agencia EFE a la autora, Nuria Barrios pudo entrar en un lugar similar y permanecer en el mismo, conociendo de primera mano el estilo de vida y el lenguaje de sus habitantes.

Además, Lolo y Elena no responden a las características y adjetivos tan manidos ya en la literatura. En este sentido, no se trata de personajes maltratados por la vida que se han arrastrado a duras penas tras un suceso de gran impacto emocional durante su infancia o adolescencia. Lolo podría ser cualquier persona que anda cerca de nosotros, al igual que sucede con Lena.

Me gustan los personajes que actúan como un volcán, que sabes que van a erupcionar en cualquier momento tras haber acumulado experiencias negativas. No obstante, de vez en cuando viene bien este soplo de aire fresco, pues lo difícil es conseguir que exista empatía cuando no hay motivo alguno para hacerlo mal o hacer el mal, aunque solo sea a uno mismo.

 

Roser Ribas

Título: Todo arde
Autora: Nuria Barrios
Editorial: Alfaguara
Páginas: 304
Fecha de publicación: enero 2020

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.