Tigres de cristal – Toni Hill

tigres de cristal

¿Es posible escribir una novela sobre el bullying antes del bullying? Sí, si entendemos que antes de que por estas latitudes acuñáramos con naturalidad esa palabra como parte de nuestro vocabulario, en los colegios ya existían chavales que le hacían la vida imposible a otros chavales. Es decir, el bullying ya estaba ahí antes de que lo llamáramos así, como refleja con acierto Tigres de cristal (Grijalbo) de Toni Hill (Barcelona, 1966).

Con Cornellà de Llobregat, en el extrarradio barcelonés, Tigres de cristal se desarrolla en dos espacios temporales: finales de los años 70 por un lado, y la actualidad por otro. Y profundiza en ese drama por el que pasan cantidad de adolescentes cuando son machacados por sus mismos compañeros, sea en el siglo que sea y se le llame como se le llame. Y en arrastrar sus consecuencias.

Porque el acoso escolar siempre ha existido, pero la manera de llevarlo a cabo es completamente diferente, ya que los chicos de la España de la transición no se comportaban igual que los de la sociedad globalizada del siglo XXI. Aunque sus actos los aboquen a similares consecuencias. Y es aquí donde Toni Hill establece un curioso paralelismo entre los dos escenarios en los que las comparativas son terribles, ya que evidencia que pese a que las formas de acoso han cambiado de manera sibilina, el fondo –y sus resultados– continúan siendo exactamente igual de devastadores. 

En Tigres de Cristal, Toni Hill continúa su proceso de distanciamiento del policial que ya inició con Los ángeles de hielo –lejos queda ya la trilogía del inspector Héctor Salgado– pero sin renunciar ni un ápice a la negritud de una trama descarnada. Y es que sin caer en la golosa tentación de detenerse en el relato morboso del acto en sí, Hill renuncia a la descripción amarillista del bullying y centra el foco en sus secuelas, narrando con una descarnada precisión lo que viene después del bullying.

Y lo que viene es una historia de personajes rotos, o en proceso de recomposición, que no necesariamente han de ser víctimas o verdugos pero que sí que se revelan como partícipes de unas desgracias que no se quedan en cosas de niños. Porque Tigres de cristal es una novela escrita con crudeza, pero sobre todo con elegancia y respeto hacia unos personajes que guardan en su interior mucho más de lo que hacen. Que más que sufrir las consecuencias del bullying conviven con ellas en su alma y en su mente.

Quizá la palabra bullying no haga mucho que la conocemos y la manera en la que se presenta vaya variando sus formas según cada sociedad y momento, pero su resultado nos es desgraciadamente familiar y las consecuencias acostumbran a ser dramáticamente idénticas. No hay más que leer la magnífica Tigres de cristal para comprobarlo.

 

Marc Moreno

Título: Tigres de cristal
Autor: Toni Hill
Editorial: Grijalbo
Páginas: 480
Fecha de publicación: mayo 2018

No hay comentarios

Deja tu comentario