Debo reconocer (y reconozco) que no he leído la novela Cadres noirs, de Pierre Lemaitre (traducida al castellano como Recursos inhumanos). Pero fue leer la reseña de mi compañera Marta...