¿Hasta dónde puede llegar la imaginación de un hombre? No puedo evitar hacerme esta pregunta cada vez que termino un libro de Stephen King (Maine, 1947) –y ya son muchos–...