Cuando termino con un libro me gusta dejarlo reposar dedicando un instante a paladear la sensación que permanece en mí. Independientemente de si me ha gustado más o menos, si...