Redoble de tambores, caras de expectación, sí, ya está aquí, sinuosas sombras se acercan, vapores con aroma a hierro de la sangre derramada a golpe de espada inundan nuestra pituitaria....