¿Qué tienen en común una condesa húngara, una abuelita risueña, una espiritista de Kansas y una bailarina marroquí? La respuesta es el reguero de sangre que dejaron a sus espaldas. La...