Todo va muy deprisa. Vivimos sobrealimentados de información. El torrente de noticias que pasa por nuestros ojos nos impide cuestionar qué es cierto y qué no. El presente es efímero....