Sombras de Reikiavik – Anthony Adeane

Sombras de Reikiavik – Anthony Adeane

sombras de reikiavikLa Serie Negra de RBA Libros vuelve a la carga con su apuesta por el true crime: ‘Sombras de Reikiavik’, del periodista británico Anthony Adeane (Londres, 1991). Una historia que narra las desapariciones de dos jóvenes islandeses en la primera mitad de la década de los 70 y que dieron la vuelta al globo terráqueo, aunque no precisamente por su desenlace, porque nunca lo tuvo.

El viaje de Erla

Hablar de Islandia es hablar de estado del bienestar, de vikingos, de un pueblo que luchó por una independencia durante años tras pasar del sometimiento noruego al danés. Una isla plácida, sin necesidad de disponer de ejército, en la que todo el mundo se conoce y nadie echa la llave a la puerta de su casa.
Pero esa armonía, que permanecía intacta durante décadas, es bruscamente interrumpida en 1974 por las desapariciones de dos jóvenes, Guðmundur Einarsson y Geirfinnur Einarsson, ambos sin parentesco alguno a pesar de la coincidencia patronímica.

A través de Erla Bolladóttir, protagonista indiscutible, recorreremos 40 años de investigaciones, sucesos y rumorología que llevaron a este caso a ser considerado “la investigación criminal más extensa de la historia de Islandia”. Una crónica amarga y depravada, que fue escribiéndose sobre una página en blanco con demasiados borrones que acabaron pesando como una losa en la isla y sus habitantes.

El antes y después de Síðumúli

Anthony Adeane divide ‘Sombras de Reikiavik’ en dos partes, con un interludio que ayuda a enlazarlas y que tiene como nexo común la prisión de Síðumúli. Pero ambas son opuestas entre sí, como un reflejo en el espejo.

“Llega la hora de partir, y cada uno sigue su camino: yo para morir y tú para vivir. Solo Dios sabe cuál de los dos es mejor”

El periodista, en la primera parte, expone los hechos que rodearon a ambas desapariciones de manera lineal, ofreciendo al lector la posibilidad de llegar a una conclusión más o menos acertada. Pero, en la segunda, da un giro de 180 grados en dirección contraria y transforma el guión, dejando al lector atónito y meditabundo, mientras navega por los entresijos de una justicia que, unida a la política y al runrún de los cotilleos de sus habitantes, lo único que te genera es un rechazo férreo a los mandamases.

El país donde los crímenes y asesinatos eran algo inaudito, ¡qué digo inaudito…algo insólito!, donde, según las estaciones del año, hay noches en las que el sol nunca deja de brillar, de repente ve como no solo la oscuridad hace acto de presencia, sino que la maldad del mundo ha llamado a su puerta. La cuestión es, ¿qué maldad?

Tras varios meses de interrogatorios sin conclusiones, policías inexpertos en asuntos de esta índole y donde la prensa ya estaba contaminada, el gobierno islandés decide pedir ayuda externa y objetiva. Es cuando el conocido como Kommisar Kugelblitz Karl Schütz, agente de la policía secreta alemana, entra en escena convirtiéndose en el artífice que consigue meter entre las rejas de la prisión de Síðumúli a los sospechos de ambas desapariciones.
El cazador de espías alemán salva al gobierno islandés”, pavoneaban los periódicos alemanes.

Nada más lejos de la realidad. La pesadilla no hacía más que empezar.

Como títeres sin memoria

Lo que podría entenderse como una investigación al uso sobre la crónica de las dos desapariciones que marcaron un antes y un después en la historia de Islandia, acabó sacando los trapos sucios y poniendo sobre la mesa un teatro de marionetas donde la policía era quien movía los hilos y guiaba la trama argumental de los interrogatorios, implantando hechos y datos en las memorias de los acusados hasta que estos caían en la extenuación.

Prevaricación, confesiones falsas y un poder judicial más inquisidor que ecuánime eran el pan de cada día de los sospechosos y sus sabuesos. Casos en los que la línea que separa investigación y fiscalía era tan fina que podía resquebrajarse con un simple soplido. Sumado, todo ello, al cuchicheo constante en la vida de los ciudadanos, los mismos que decían saber lo que sucedió, pero no qué sucedió, la frase más allá de toda duda razonable era un inalcanzable para una justicia incapaz de ser lo que se esperaba de ella: justa.

Un crimen sin crimen, dos asesinatos sin cadáver y muchas historias inventadas, fingidas o imaginadas sobre la base de una memoria que es endeble, frágil y moldeable, como un taco de plastilina.

Un true crime a la inversa

Normalmente, cuando leemos un libro o intentamos explicar mediante un puñado de palabras de qué trata, hay una consecución de hechos que generan un hilo argumental mínimamente lineal, dentro de la novela. Bien, la diferencia entre «esos libros» y ‘Sombras de Reikiavik’ es que aquí tu opinión y expectativa variará en función de por dónde empieces a leer.

Eso es lo que Anthony Adeane ha conseguido aportar: una visión distinta de los true crime, al menos de los que han pasado por mis manos. El cambio de mentalidad que consigue implantar en mí es tan exorbitante que hace replantearte de nuevo toda la base de la investigación y volver al inicio.

Muchos de los implicados ya no están, pero Erla (nuestra guía en esta historia) sigue viviendo allí, incapaz de marcharse aun sabiendo que Islandia es un país donde la reputación lo es todo porque el anonimato no existe. Y donde su nombre siempre irá asociado a Guðmundur Einarsson y Geirfinnur Einarsson, a infamia y a la historia de esa gran familia islandesa.

«La aurora boreal es el bello susurro de una fuerza mayor, la danza en el cielo de un ser superior. Para ella es algo veraz porque no es de este mundo, porque carece de falsedades o motivos ocultos; porque es inhumana»

 

audioreseña

Alba R. Prieto

 

Título original: Our of thin air. A true story of impossible murder in Iceland. 
Título: Sombras de Reikiavik
Autor: Anthony Adeane
Traducción: Pablo Álvarez Ellacuria
Editorial: RBA Libros
Páginas: 320
Fecha de publicación: febrero 2019

 

No hay comentarios

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar