Sed de amor – Yukio Mishima

Sed de amor

Yukio Mishima (Tokio, 1925) nos invita a conocer el corazón de Etsuko, quien se ve obligada a vivir en un entorno rural tras la pérdida de un cariño que, aunque resulte paradójico, nunca ha sido satisfecho. Sed de amor es un relato repleto de egoísmo y dolor, de emociones que cobran vida gracias a la frustración.

TRAS LA II GUERRA MUNDIAL

Etsuko se traslada a Maidemmura tras la muerte de su marido, un hombre que no la ha amado como debía. El corazón hambriento de Etsuko se ha podrido por completo porque no ha sabido cómo combatir la atrocidad ajena. Después del dolor no hay una luz esperanzadora, y todos los sentimientos que nacen en ella solo son el reflejo de un alma que es incapaz de amarse a sí misma.

Etsuko trata de llenar su vacío existencial con el amor hacia un joven sirviente de la casa en la que reside, pero este amor solo es el retrato simbólico de un viaje que tiene como destino la oscuridad que envuelve a la protagonista. El escritor plasma la historia de este sinsentido vital a través de las metáforas que tanto le caracterizan como artista.

LAS CLASES

La estratificación social de la época también cobra su particular protagonismo. A través de los diferentes personajes y el lugar que ocupan dentro de la casa, podemos conocer un final que se encuentra marcado por el entorno en el que las personas nacen. Los días avanzan sin grandes aspiraciones, y las ilusiones no son sino fantasías imposibles. Hay quienes no tienen más opción que rendirse.

UN RELATO SÓRDIDO

El humor no tiene cabida en esta novela. El drama nos acompaña hasta la última página y, al finalizar la lectura, es posible que necesitemos una dosis extra de serotonina. El irremediable final del viaje de Etsuko nos deja hechos trizas, y es entonces cuando somos capaces de palpar una tristeza que, por desgracia, es infinita.


Roser Ribas

Título original: Ai no Kawaki
Título: Sed de amor
Autor: Yukio Mishima
Traducción: Ricardo Domingo
Editorial: Alianza Editorial
Páginas: 288
Fecha de publicación: junio 2020

No hay comentarios

Deja tu comentario