Santiago López de Hoyos: “El hecho de estar sufriendo esta pandemia hace más creíble cualquier distopía”

La sepultura de Viriato
La sepultura de Viriato / Fuente: celtiberia


Santiago López de Hoyos
 (Cáceres) es el seudónimo del autor de La tumba de Viriato, un thriller distópico en el que trataremos de discernir qué es lo que sucede realmente con una supuesta maldición y los extraños sucesos que tienen lugar alrededor de la mina y que tienen en vilo a toda la ciudad de Cáceres.

Negra y Mortal. ¿De dónde le surgió la idea para escribir La tumba de Viriato?

Santiago López de Hoyos. La idea me vino al juntar una obsesión y una preocupación: la obsesión por el derecho a la privacidad de cada individuo, y la preocupación que surgió por la noticia de una mina de litio que quieren abrir en mi ciudad, Cáceres, a 500 metros del nuevo hospital y a dos mil del centro histórico. Si a eso le unes mi interés por la historia antigua, me salió casi solo el argumento. Je, Je, es un decir; en realidad tardé varios meses en poder organizar la trama en detalle antes de ponerme a juntar dos palabras.

Lo que sí tenía claro es que quería hacer una novela entretenida, con intriga, acción y misterio. Que los lectores pudiesen divertirse, creo que lo he conseguido juntando todos esos ingredientes en la trama.

NyM. La trama principal transcurre en el año 2040. ¿Por qué decidió ambientarla 20 años después de la pandemia que estamos sufriendo actualmente?

S.L.H. Por pura necesidad, la ventaja de la ciencia ficción es esa, poder viajar en el tiempo y presentar lo que el autor cree que es un riesgo, como una realidad palpable. Al llevar la trama al futuro puedo jugar con contar qué sucede si…

El tema de fondo de la novela es una defensa de la privacidad como una de las patas de la libertad, pero para poder disfrutar de la libertad hay que pelear y trabajar por ella. Sin embargo, parece que hoy tan solo se reclaman derechos que no requieran ningún esfuerzo. En mi opinión esa mentalidad a lo que lleva es a la pérdida de la libertad por la conformidad, a la sopa boba, al pesebre, y por último y por fin, a la pobreza. Es algo parecido a lo que sucede en otras distopías que me han servido de inspiración como en Farenheit 451 o V de Vendetta y a las que rindo homenaje, más o menos velado, en el libro.

También el hecho de estar sufriendo esta pandemia hace más creíble cualquier distopía, por muy exagerada que sea.

NyM. El inspector jefe Ignacio Pascual y la inspectora Sara González son personajes que pueden tener un largo recorrido. ¿Es posible que los veamos en futuras lecturas?

S.L.H. No creo. Les he cogido mucho cariño, pero no tengo intención de continuar con una saga. Lo importante era crear personajes interesantes y creíbles con sus motivaciones, su historia y su personalidad. Mientras que Nacho es una especie de John Wayne con su propio código ético, ella es mucho más pragmática; hacen una buena pareja. Luego está la otra parte: si hay un asesinato hay un asesino…

NyM. La tumba de Viriato está rodeada de misterio. Después de la investigación que ha realizado para escribir la novela, ¿dónde cree que podrían encontrarse sus restos?

S.L.H. Esa es la pregunta del millón, no se sabe, y emitir yo una hipótesis me parece demasiado pretencioso por mi parte. Pero después de estudiar e investigar sobre la vida y muerte de Viriato, no me parece descabellado del todo pensar que pudiesen estar sus restos en las cercanías de Cáceres.

Pienso que tarde o temprano se descubrirá, ahora mismo, por ejemplo, se están haciendo unos descubrimientos increíbles en el entorno del Guadiana sobre la cultura tartésica como los yacimientos de Cancho Roano, Turuñuelo de Guareña, etc. Mientras tanto, podemos disfrutar de la idea que propone la novela.

NyM. ¿Cree que el mundo distópico que ha diseñado en la ciudad de Cáceres en el año 2040 podría darse en realidad?

S.L.H. Sin duda. Pero eso puede suceder en Cáceres o en cualquier otra parte. El problema nos es que haya una gran corporación con mucho poder, o al menos eso es solo una parte del problema, el problema es la falta de iniciativa y de motivación de cada individuo.

Pero al final todo está en nuestras manos, en la decisión de cada uno. Por eso cada personaje de la novela actúa de un modo distinto, con sus motivaciones, sus miedos y sus ansias.

NyM. En La tumba de Viriato hay una gran mezcla de géneros (distopía, novela histórica, thriller, novela policíaca,…) ¿Por qué decidió hacer tal mezcla para narrar la historia? ¿Cree que es arriesgado?

Muchas gracias por el elogio, al menos así me lo tomo. Creo que es más arriesgado intentar ceñirte a las reglas de un único género. Siempre habrá puristas dispuestos a echarte en cara que no cumples las estrictas normas y que ¡cómo osas profanar las sagradas reglas de su bienamado género!, sea cual sea, desde el flamenco puro, hasta la novela negra.

Me encanta saltar entre distintos géneros, hace que la novela sea más versátil, ágil y entretenida. En el caso de La tumba de Viriato, por razones obvias, debía mezclar novela histórica y policíaca; pero además la ciencia ficción, la distopía es uno de sus subgéneros, siempre te da ese plus de creatividad donde ni siquiera la realidad tiene que ser tal y como es. Al final he disfrutado mucho, pese al esfuerzo que lleva, y eso se nota en la novela.


Jose Núñez

No hay comentarios

Deja tu comentario