Regreso al Edén – Paco Roca

Regreso al Edén

Regreso al Edén es el último cómic de Paco Roca (Valencia, 1969). Como es habitual, llega de la mano de Astiberri en el mismo formato apaisado que La casa, y nos transporta directamente a los tebeos de posguerra. Toda una declaración de intenciones. Al igual que ésta, Regreso al Edén está estrechamente ligado a su historia familiar.

UNA IMAGEN PUEDE CONTENER TODA UNA VIDA

Partiendo de una fotografía familiar tomada en la valenciana playa de Nazaret en 1946, Paco Roca nos cuenta una parte de la vida de su madre y su abuela, que podrían ser la de cualquiera de nosotros.
La miseria que nos trajo el golpe de estado franquista fue especialmente cruel con las mujeres. Nuestras madres y abuelas son involuntarias hijas de ello. Como es habitual en él, teje desde lo más sencillo y cotidiano una historia que va mucho más allá de lo familiar para contarnos una buena parte de la historia de España. Un país que sufría en silencio, que se articulaba en torno al núcleo familiar férreamente controlado por el nacionalcatolicismo imperante.

Antonia, la madre del autor, se aferra a esa imagen que representa un pasado idealizado que, probablemente, nunca existió, pero que le hace dar sentido a toda una vida. Veremos pasar los años a través de sus ojos: desde la mirada inocente de la niña que va descubriendo el papel que como mujer se verá obligada a asumir, hasta la adulta resignada que solo quiere sacar a su familia adelante.
No es una visión para nada edulcorada. El hambre, las duras condiciones de vida o la violencia están presentes en la obra, pero siempre deja lugar a la esperanza y a retazos de felicidad. Hay mucha verdad contenida en esas viñetas. Y, al final, el lector se reconcilia con sus propios recuerdos, con su particular Edén.

LA MEMORIA COMO HOMENAJE

Paco Roca recupera con una extraordinaria sensibilidad y cariño una parte vergonzosamente borrada de nuestra historia. La de millones de mujeres silenciadas a las que nunca se dio voz. La gente de mi generación, en nuestro ansia por disfrutar de la recién estrenada libertad, nos olvidamos de mirar atrás, de interesarnos por aquellas que, pese a tantas adversidades, nos cuidaron.

Tenemos la figura del narrador, que le da coherencia al relato haciendo que la historia nos lleve de fuera a dentro de forma natural, convirtiendo el relato en algo más íntimo y personal.
Es una obra profundamente existencial, que nos habla sobre la fugacidad de la vida y la necesidad de atrapar aquellos momentos que nos aportaron algo de felicidad, intentando así dar sentido a nuestras vidas.
Esto está genialmente representado desde que abrimos el libro. Me parece maravilloso cómo nos introduce directamente desde la más absoluta oscuridad hasta un pequeño destello de luz que se abre paso, para terminar el relato con un fundido hacia la nada.

Nadie duda de que Paco Roca es una de las más destacadas figuras del cómic en la actualidad. El invierno del dibujante, Los surcos del azar, ‘La casa’ y el resto de sus obras comparten estantería con Paracuellos, El arte de volar o El tesoro de Lucio, de los también imprescindibles Carlos Giménez, Antonio Altarriba y Belatz. Forman parte de mi particular rincón de la memoria.
Regreso al Edén se lee con emoción y respeto. Al terminar, queda una sensación de gratitud hacia el autor por ser capaz de llegar tan adentro de forma tan sencilla. Léanlo y regálenlo mucho a la gente que quieren. Les hará un poco más felices.

 

José Antonio Algarra

Título: Regreso al Edén
Autor: Paco Roca
Editorial: Astiberri Ediciones
Páginas: 176
Fecha de publicación: diciembre 2020

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.