Ocho millones de dioses – David B. Gil

Ocho millones de dioses – David B. Gil

Ocho millones de diosesUna serie de asesinatos a diferentes religiosos de la orden evangelizadora harán que David B. Gil (Cádiz, 1979) nos traslade a través de ‘Ocho millones de dioses’ a Japón en un viaje increíble por una cultura que se nos hace algo extraña y lejana, a la vez que exótica y diferente.

EL REGRESO

El padre Martín Ayala recibe la inesperada encomienda de regresar a Japón –el país donde se formó como sacerdote y misionero– diez años después de ser apartado por su relación ilícita con una joven japonesa. Alguien está asesinando con crueldad a los religiosos en esas costas. Ayala, considerado el máximo conocedor del idioma y costumbres niponas en el seno de la Iglesia, deberá esclarecer las razones que se ocultan tras estas muertes. Kudö Kenjirö, hijo de un samurái rural, es elegido para proteger a Ayala. Kenjirö pronto descubrirá qué fuerzas extrañas conspiran para que el visitante no lleve a buen puerto sus pesquisas. Juntos recorrerán un Japón devastado por la guerra y emponzoñado por las conspiraciones. A medida que el jesuita se reencuentra con su pasado, el curso de la investigación se desvelará fundamental no solo para la supervivencia de la cristiandad, sino para el propio futuro del país.

“¿Eres Sen-Yo?

-¿Importa quién sea? ¿Acaso no procedemos todos del mismo lugar, acaso no regresaremos allí? La individualidad es una ilusión del ego que solo persiste durante nuestro tránsito por este mundo”.

UNA GUERRA SIN FRONTERAS

Gracias a esta serie de asesinatos, nos hallaremos en un viaje a través de medio mundo hasta llegar a las costas de Japón, un territorio que está bajo el dominio de Oda Nobunaga, a finales del siglo XVI. Nobunaga es un personaje que, aunque pueda parecernos que no es real, es una de las personalidades más importantes del Japón feudal, y un gran estratega militar, asesinado tres años después de los acontecimientos que se relatan en ‘Ocho millones de dioses’, cuando tenía al alcance de la mano su objetivo, que era el de unificar todo el país, que tan bien sabe exponernos David B. Gil.

Nos acompañará en todo este largo recorrido Kudö Kenjirö, un goshi que, pese a su reticencia inicial, acabará por comprender a un jesuita al que creía del todo equivocado respecto a sus creencias y cultura, viendo como poco a poco ambos son más parecidos de lo que pueden llegar a imaginar. Emprenderemos una lección histórica sobre los jesuitas que llegaron a Japón para dar a conocer la palabra de Dios y cómo la orden formó la misión evangelizadora.

COMPRENSIÓN Y TRAICIONES

Magistralmente, David B. Gil nos transporta por todo el país, mostrándonos esta cultura tan distinta, exótica incluso a veces extraña, lo que realmente nos lleva a reflexionar sobre lo diferentes que pueden llegar a ser las culturas e incluso puede llegar a haber un choque entre ellas pero que inevitablemente tienen que convivir, viendo a veces que no son tan opuestas como parecen.

Seremos testigos de una gran traición, gracias a la investigación que lleva Ayala junto a su yojimbo Kenjirö. Haciendo camino junto a ellos, llegaremos a entender esta cultura tan incomprensible para nosotros, como la tradición, las normas y su propia vida están al servicio de su señor. El sentido del deber y el honor es más fuerte que su propia vida. Haremos frente a samuráis, a batallas en Hiei, nos toparemos con los asesinos de Iga, las traiciones de familias, las costumbres de los pueblos… todo ello bajo la exquisita pluma de David. Pese a reconocer que la prosa de autor a veces puede ser complicada, se nota un gran trabajo de investigación detrás.

En un principio la novela es autoconclusiva pero podemos llegar a pensar que puede haber otra novela que enlace con esta, ya que deja varios frentes abiertos. Muchas preguntas quedarán en el limbo, haciendo que el lector saque sus propias conclusiones, pero sobre todo acabará con un buen sabor de boca, frente a una gran historia que nos llevará a un país tan distinto del nuestro. Los personajes acabarán siendo parte de nosotros, odiando a unos y amando a otros, pero sobre todo recorriendo sus pensamientos, sus gestos, tradiciones y su manera tan diferente de ver la vida e incluso la muerte.

“–Ya había escuchado que para los extranjeros la verdad es una y simple. Un pájaro es un pájaro, una semilla es una semilla. –El niño sonrió con suficiencia , pero eran cientos de bocas las que sonreían en él–. Pobre ciego el que no ve más que lo que está frente a sus ojos, pues una semilla también es lo que fue y todo lo que será, es el árbol del que vino y el árbol y el relámpago que atraerá con sus ramas. Una semilla encierra el ciclo eterno de los cinco elementos; es, por tanto, infinita, y esconde mil veces mil verdades en su interior”.

Vanessa Cánovas

Título: Ocho millones de dioses
Autor: David B. Gil
Editorial: Suma de letras
Páginas: 605
Fecha de publicación: mayo 2019

No hay comentarios

Deja tu comentario