No digas nada – Patricia Gibney

No digas nada

No he tenido que esperar mucho para tener otra dosis de misterio e intriga. Principal Noir nos presenta ‘No digas nada’ de la mano de Patricia Gibney, (Mullingar, Irlanda, 1962), que progresa en su trayectoria literaria sorprendiéndonos con una nueva entrega, el quinto best seller de la saga protagonizada por la inspectora Lottie Parker.

Una vuelta de tuerca más en la que rinde homenaje a la imperfección de la ciudad ficticia de Ragmullin y del ser humano, siendo un claro ejemplo de cómo el género referente a la novela negra es capaz de mutar y adaptarse a todo tipo de contextos y realidades sociales.

Vivimos tiempos sombríos, pesimistas, oscuros, en los que la crisis económica afecta a toda la sociedad e invade los terrenos afectivos y emocionales. Debido a estos desequilibrios y la injusticia social, existe un aumento de la marginalidad y la delincuencia, y es en este punto donde la autora irlandesa hace una labor excepcional, encontrando una jugosa cantera para la inspiración de este relato sensacional.

«Mi objetivo se filtraba en los rincones más oscuros de mi mente y lo remplazaba un arranque de euforia. El momento de la muerte, de aplastar una vida, un segundo antes de que se escape el último aliento, cuando sabes que no volverá a respirar». 

Han transcurrido cinco meses desde que un incendio destrozó el hogar de Lottie Parker, convirtiéndolo en cenizas y llevándose con ellas todos sus recuerdos. Pero faltan pocos días para que finalicen las obras y pueda trasladarse a su nueva casa para empezar una nueva vida junto a sus tres hijos y su adorable nieto.

Para Lottie, las huellas del pasado, los temores y las dudas comienzan a cobrar forma como respuesta al dolor y, paradójicamente, como único salvavidas capaz de mantener a flote algún atisbo de esperanza. Decide continuar al margen de Leo Belfield –su supuesto hermano– que ha decidido visitarla.

Ragmullin vuelve a ser noticia. Mickey Driscoll, el pequeño jugador de los alevines que ha conseguido la victoria para su equipo, desaparece misteriosamente después de celebrarlo en el McDonald’s junto con sus compañeros, el entrenador, el conductor del autobús y algunos padres.

Dos días más tarde, la aparición del cadáver de Mickey al lado de unos contenedores cercanos al club de fútbol y el hallazgo de un recién nacido en las sucias aguas del canal obligarán a la inspectora Parker y su equipo a enfrentarse contrarreloj a todas las vertientes que van generando estos casos, que en un primer momento apuntan en una sola dirección. Pero bueno, ya sabemos que no siempre es lo que parece, ¿verdad?

¿Qué puede haber más terrorífico que perder a un hijo de una forma tan cruel? ¿Quién está detrás de estas muertes?

Por mucho que la inspectora de la Garda Síochána se muestre incansable y se deje la piel para dar caza y captura al asesino, el pánico que se respira en la ciudad es asfixiante.

En este nuevo trabajo, Patricia Gibney nos muestra una novela adictiva, recurrente e inquietante que engancha al lector de una forma amena por la agilidad que la autora imprime a la narración, por la sencillez de su escritura y por el desorbitado ritmo de la historia que desemboca en un entramado turbio y descorazonador.

Con esta premisa, la autora nos va adentrando en diferentes escenarios e iremos conociendo la historia de un sinfín de familias, abriéndose diversos hilos argumentales que se entrelazan perfectamente, llegando a un final bien atado y cerrado. Es tal el grado de tensión y suspense generado en torno a los sucesos acontecidos que te dificultará frenar la lectura, haciendo que el relato no sea predecible y continúes manteniendo el interés por lo que ocurre.

‘No digas nada’ está estructurada en base a los días que conlleva la investigación y dividida en ochenta capítulos cortos. Como escenario sigue utilizando Ragmullin, la pequeña ciudad ficticia situada en el corazón de Irlanda, creando una atmósfera opresiva, deprimente y cargada de misterio.

Los personajes que encontramos están bien perfilados, aportan intensidad y profundidad a la trama. Resulta fácil conectar con ellos, entenderlos e incluso, familiarizarte. Para mi gusto, el más carismático es la protagonista por su propia historia personal, sus traumas, sus defectos, sus deficiencias, sus imperfecciones… Pero no podemos olvidar a los personajes secundarios porque son muy interesantes y de gran calado, entre los que destacaría a Mark Boyd por su solidez y su carácter y por supuesto, a Rose Fitzpatrick, una mujer fuerte que no vacila en ayudar a su familia y que se merece más cariño del que recibe.

Sin duda, Patricia Gibney ha estado soberbia con la creación de este thriller psicológico en el que se mezclarán secretos y falsas apariencias que no te dejarán indiferente.

 

Mayte Expósito

Título original: Tell Nobody
Título: No digas nada
Autora: Patricia Gibney
Traducción: Luz Achaval Barrall
Editorial: Principal Noir
Páginas: 408
Fecha de publicación: enero  2020

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.