No digas nada – Jon Arretxe

No digas nada – Jon Arretxe

no digas nadaNunca es demasiado tarde cuando se trata de descubrir autores, aunque estos ya sean veteranos y lleven un buen puñado de novelas a sus espaldas. Eso sí, si una novela me gusta, ese autor entra en mi radar e intento leer todo lo que puedo de él. Es el caso de Jon Arretxe (Basauri, 1963).  El año pasado leí ‘La banda de Arruti’ y se convirtió en una de mis favoritas del año. Me encantó el estilo narrativo del autor, frases cortas, un sentido del ritmo y del humor con el que conecté enseguida y una historia criminal muy original. Así que en cuanto he podido me he puesto con la recién publicada por Erein ‘No digas nada’, la última de la saga protagonizada por Touré, un detective-vidente burkinés que sobrevive como buenamente puede en el bilbaíno barrio de San Francisco.

Voy al campo, abandonaré la ciudad

En el campo se encuentra la paz, al menos eso cantaba Evaristo y cacarean los nuevos jipis mientras abrazan árboles o se hacen selfis retozando en los prados. El pueblo, ese lugar donde al parecer todo es armonía y buen rollo. Los que pregonan eso no han pisado uno más que de vacaciones y muy poco tiempo, en mi opinión.

Touré, agobiado por sus problemas en Bilbao, se traslada a Orbe, un enclave imaginario ubicado en el Pirineo navarro. Allí trabaja de pastor para un tipo bastante miserable pero al que acepta con tal de conservar el anonimato y la tranquilidad que busca. Poco dura esa paz. Un buen día aparece un burro decapitado y el dueño, sabedor de su pasado, acude a él para que investigue el macabro suceso.
Este hecho desencadena una serie de circunstancias que incluso harán peligrar la vida de nuestro protagonista.

Lo rural no quita lo criminal

Obviando etiquetas, Jon Arretxe cambia el escenario pero no la esencia de una buena historia criminal. Tenemos todos los ingredientes, un detective que recibe un encargo aparentemente sencillo se enfrenta a fuerzas que no podía prever. Nuestro protagonista tiene que echar mano de todo su ingenio y la inestimable ayuda de su amigo Adama para salir airoso del embrollo en el que le han metido. Las fuerzas vivas de la localidad intentan hacer de él su chivo expiatorio. Así que el pobre Touré termina padeciendo en Orbe el mismo abuso e incomprensión que sufría en la gran urbe.

Arretxe construye una historia sólida sustentada en un buen uso de los personajes. Todos ellos bien construidos y con una interesante evolución. Veremos como, muy lejos de esa imagen bucólico pastoril que nos vendieron en épocas medievales, la envidia, avaricia y rencillas enquistadas por años de silencio dominan a los habitantes de Orbe, envenenándolo todo. La trama fluye de menos a más preparándonos para un desenlace que haría estremecer de placer al mismísimo Sam Peckinpah.

‘No digas nada’ ha sido mi primer acercamiento a este protagonista pero no me ha costado nada entrar en su mundo y me ha dejado con ganas de más. Lo mejor, tengo otras cinco novelas para seguir disfrutando de Touré.

 

José Antonio Algarra

Título original: Ez erran deus
Título: No digas nada
Autor: Jon Arretxe
Traducción: Cristina Fernández
Editorial: Erein
Páginas: 176
Fecha de publicación: mayo 2019

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.