Nadie muere en Wellington – Carmen Sereno

nadie muere en wellington

Yo, que siempre he sido una lectora del género negro a muerte, he caído rendida a los pies de Carmen Sereno (Barcelona, 1982) y su ‘Nadie muere en Wellington’, una novela romántica, publicada por la editorial Chic, que hace trizas todos los prejuicios que se puedan tener sobre este tipo de libros.

LONDRES, 1999

Emma vive en el barrio de Whitechapel con su tía Margaret, trabaja como auxiliar forense y mantiene una relación, más o menos amorosa, con Ben. Todo, absolutamente todo en su vida, es como la ciudad: gris, sombrío, monótono, apagado.

Pero entonces llega la primera paradoja: cómo un acontecimiento triste puede convertirse en una puerta a la felicidad. Y es que la repentina muerte de tía Margaret le brindará a Emma la posibilidad de dejar Londres atrás y empezar una nueva vida donde ella quiera.

Así que, ya sea por el sino o por casualidad, el destino elegido no podría ser más distinto a la ciudad en la que ha vivido los últimos veinte años: Wellington, localizada al sur de la isla Norte de Nueva Zelanda.

Faltan unas pocas semanas para que termine el año y, mientras la gran mayoría de la población está preocupada por el posible «efecto 2000», Emma no puede dejar de soñar en la nueva vida que está a punto de empezar.

WELLINGTON 1999-2000

Tras aterrizar en un nuevo continente y contra todo pronóstico (y seguramente por un golpe de suerte), Emma no tarda mucho tiempo en encontrar trabajo como camarera en el Hunter’s, un local muy conocido por sus bagels.

El dueño de la cafetería y también creador de tan apreciado manjar es David, un hombre tremendamente atractivo que, todo lo que tiene de atrayente, también lo tiene de reservado, frío y atormentado. ¿Qué le habrá pasado a este hombre para estar siempre tan distante?

Wellington, y más concretamente el Hunter’s, se transformará en el escenario perfecto para esta historia de rifirrafes llenos de pasión contenida que, en cualquier momento, puede estallar, estallará y nos salpicará a todos queramos o no.

ANHELO DE LOS PRINCIPIOS

¿Quién no ha soñado con volver a empezar alguna vez? ¿Quién no echa de menos esos inicios románticos que, por otra parte, no podríamos soportar eternamente? Esa pasión, esas mariposas, esos nervios…

‘Nadie muere en Wellington’ te lleva a esos momentos, a esas situaciones en las que las emociones y los sentimientos se desbordan, a esos instantes del nudo en la garganta y la opresión en el pecho (y el cosquilleo entre los muslos).

Este ha sido mi primer contacto con Carmen Sereno pero seguramente no será el último. Leyendo esta novela he reído, he llorado y me he excitado. He experimentado «un completo» que hacía mucho tiempo que no sentía.

Y es que ‘Nadie muere en Wellington’ es un torbellino de sensaciones arrolladoras e intensas que no puede dejar a nadie indiferente.

 

Marta Cañigueral

Título: Nadie muere en Wellington
Autora: Carmen Sereno
Editorial: Chic
Páginas: 384
Fecha de publicación: marzo 2020

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.