Música, sólo música – Haruki Murakami y Seiji Ozawa

Haruki Murakami (Kioto, 1949), uno de los escritores japoneses más prestigiosos del mundo, y Seiji Ozawa (Shenyang, 1935), el que fuera director de la Boston Symphony Orchestra durante treinta años, se adentran en el plácido y enigmático mundo de la música y de los grandes compositores y directores de la historia. Más que una entrevista del primero hacia el segundo, Música, sólo Música trata de varias conversaciones entre amigos que se produjeron en 2011. 

La editorial Tusquets, que hasta ahora ha dado voz a Haruki Murakami en España, también ha publicado este pintoresco libro. Asimismo, se ha encargado de elaborar una lista en Spotify con las reproducciones de las obras comentadas en sus conversaciones y es una experiencia sensorial única: uno se transporta a un locus amoenus en todas sus formas.

La pasión por la música 

Uno de los motivos para forjar una amistad tan especial entre los dos es su entusiasmo por la música, con una minúscula diferencia: uno es amateur; el otro, profesional. Música, sólo música es una obra que difiere de todas las demás escritas por el japonés. Aquí se descubre una palabra mucho más íntima y cercana. Completamente otro estilo: al ser real todo lo contado, su manera de redactar es más ágil y espontánea.

Lo entrañable es la forma en la que Haruki Murakami compara las dos profesiones que caminan en direcciones solitarias. En varias ocasiones, durante la lectura, aparecen comparaciones sutiles y es que, según el escritor, el ritmo es un factor clave y «si uno no desarrolla cierto oído musical no será capaz de construir bien las frases. La música mejora la escritura y la escritura el oído». Para él, las dos ramas van unidas y no es capaz de separarlas. Hay que tener en cuenta que este, además, conserva una voluminosa colección de vinilos.

Mientras el prosista piensa de una manera más abstracta, Seiji se encarga de explicar la parte teórica, como la lectura de las partituras, el ritmo de cada instrumento en las orquestas, la manera de dirigir de cada director, etc. Todos estos detalles hacen que el libro sea peculiar y muy interesante para enriquecer la cultura general, pero también parte de una desventaja: es un libro dirigido a unos lectores especializados en la música clásica o con gran interés en ella. Es muy probable que, para alguien que no siente agrado hacia este tipo de melodías, la obra se haga pesada o llegue a producir un desinterés abismal.

Viaje cultural 

Si tuviese que describir Música, sólo Música con únicamente dos palabras, diría que es un viaje cultural. No solo porque conversan sobre directores como Leonard Bernstein o Herbert von Karajan, o de compositores como Beethoven, Brahms, Mahler y óperas como La Bohéme, La dama de picas o Tosca, sino porque Ozawa se ha recorrido el mundo ejerciendo su profesión. Toronto, Nueva York, Tokio, Boston, Berlín, Viena y Ginebra son solo algunas de las ciudades en las cuales ha dirigido sus filarmónicas principales. Esto supone una gran experiencia laboral y personal, la cual permite nutrir las páginas de Murakami.

Además, Seiji Ozawa es el fundador y director artístico del festival Seiji Ozawa Matsumoto y de la orquesta Saito Kinen y, en las conversaciones finales, deja caer que siente una profunda nostalgia por su país natal. Por ello, en algunas ocasiones tratan de explicar las diferencias de las culturas orientales y occidentales y, entre líneas, se descubren algunas costumbres japonesas, como puede ser el caso de la explicación de la música popular nipona, el enka o del shibumi, momento en el cual un artista alcanza su madurez artística.

La gran capacidad de este libro es que el lector viaja de siglo en siglo escuchando a los clásicos, pero también está en el presente, volando entre país y país sin darse cuenta. Viajar con Haruki y Ozawa es una experiencia formidable.

 

La música es un arte que tiene lugar en el tiempo, ¿no le parece?

Seiji Ozawa

 

 

Preslava Boneva

Título original: Ozawa seiji-san to, ongaku ni tsuite hanashi o suru 
Título: Música, sólo música
Autor: Haruki Murakami y Seiji Ozawa
Traducción: Fernando Cordobés y Yoko Ogihara
Editorial: Tusquets Editores S.A.
Páginas: 336
Fecha de publicación: octubre 2020

No hay comentarios

Deja tu comentario