Muerte en el laberinto – Fernando García Ballesteros

Muerte en el laberinto

Muerte en el laberinto es la segunda obra del inspector Requesens, creada por Fernando García Ballesteros (Barcelona, 1970) y publicada por la editorial independiente Libros de Seda. Categorizada como thriller —porque todo parece que tenga que ser etiquetado— nos pasea por la Barcelona de 1909, esa que está a punto de vivir su Semana Trágica a causa del malestar derivado de la guerra del Rif, también llamada la segunda guerra de Marruecos.

El jardín de Horta

En la ladera que bordea la sierra de Collserola, en la Ciudad Condal, se halla su jardín más antiguo. En sus años de máximo esplendor fue visitado por innumerables monarcas, cónsules, familias pudientes, convirtiéndose, además, en escenario de películas como El perfume: el laberinto de Horta. Este enorme recinto lleno de cascadas, jardines y estatuas griegas fue obra del aristócrata Juan Antonio Desvalls, marqués de Poal y Alfarrás y perteneció a la familia Desvalls hasta la década de los 60 del siglo anterior.

Bajo ese prisma de realidad histórica, García Ballesteros entremezcla su ficción: el 19 de julio de 1909 el cuerpo de Elsie Thornton (institutriz inglesa de la noble familia) aparece flotando en el lavadero mayor del laberinto. Al ser británica, el gobernador de la ciudad decide poner el caso en manos del inspector Ignasi Requesens para que averigüe qué ha ocurrido, y a ser posible hacerlo con la mayor discreción.

Un thriller reposado

Toda la trama que encontramos transcurre a lo largo de una semana. El lector se verá envuelto en la búsqueda del asesino de la joven Elsie, mientras deambula entre poderosos, policías, detectives y esa desazón en la que se halla sumida Barcelona. La narración es fluida y, pese a ser un thriller, el compás del tiempo es lento y sosegado. García Ballesteros tiene una forma suave de escribir y de describir los escenarios que nos encontramos y eso es de agradecer. 

Hay que destacar, en Muerte en el laberinto, las personalidades tan dispares de sus personajes, desde el linaje de los Desvalls y sus criados hasta la supuesta fragilidad de Elsie. Todos poseen una vida interior oscura que se va desgranando sutilmente entre las paredes del palacio de Horta. 

Barcelona como telón de fondo

Es de una gran satisfacción personal que un escritor configure una historia ficticia sobre una época concreta y verídica de una ciudad cualquiera. Muchos de los personajes que en esta novela aparecen son reales, no únicamente los Desvalls, sino el rey Alfonso III, las familias Girona y Güell y muchos otros. Si bien es cierto que la atmósfera contribuye al despliegue de la trama, el peso importante no recae en ella, sino en los diálogos y la investigación que Requesens intenta llevar a término. 

Muerte en el laberinto ha sido un grato descubrimiento, tanto por la manera de exponer de Fernando García Ballesteros como por la creación de un argumento que, pese a su complejidad por la cantidad de personajes que en él aparecen, está muy bien perfilado y concluido. Apostar por escritores desconocidos siempre es un riesgo. Leer un libro de uno de ellos, también. Pero la satisfacción que te da cuando cierras la página final de esa novela —su novela— que ha conseguido dejar un poso en ti, no es comparable al desconocimiento inicial. De hecho, se vuelve una obligación personal ir un paso más allá y darla a conocer, creer en ella, hablar de su historia, sacarla a relucir.

 

Alba R. Prieto

Título: Muerte en el laberinto
Serie: Inspector Requesens 2
Autor: Fernando García Ballesteros
Editorial: Libros de Seda
Páginas: 320
Fecha de publicación: febrero 2021

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.