Mortaja de barro – Carlos Ollo Razquin

Mortaja de Barro es la tercera entrega de la serie protagonizada por el inspector Faustino Villatuerta, una novela que se encuadra en el llamado noir rural. Su autor, Carlos Ollo Razquin (Pamplona, 1972), ambienta nuevamente su libro en la geografía navarra y, en esta ocasión, nos traslada a Eugi y a su embalse.

UN FUNERAL DE LODO Y OLVIDO

Las tareas rutinarias de desagüe de las aguas más profundas del embalse para limpiar las impurezas y materia orgánica depositadas en el fondo sacan a la luz algo inesperado: un cadáver momificado, una mujer embalsamada en lodo, en una mortaja de barro.

El inspector Faustino Villatuerta, Faus, es el encargado de la investigación policial que se inicia para averiguar de quién se trata y encontrar al asesino. Le acompañan en esta misión su hija Nerea y el subinspector Javier Erro.

Pronto se descubre la identidad de la víctima y esto hace que el pasado se abra paso en el presente, desencadenando una historia de odios, justicia y venganza.

EL PASADO DEL VALLE

Al igual que las entregas anteriores, Mortaja de Barro cabalga entre dos épocas. En sus cincuenta y siete capítulos se van entremezclando dos planos temporales: en la actualidad se desarrolla la trama criminal mientras que vamos conociendo el pasado del valle, gracias a unas descripciones muy cuidadas con las que el autor crea una magnífica ambientación.

Por la novela van desfilando las diferentes historias que rodean la memoria de Eugi en las décadas de los cincuenta y sesenta: los contrabandistas  —mugalaris— a los que se une uno de los protagonistas, Antonio Seminario, en una época de escasez y miseria, la deforestación por la instalación de las fábricas de armas que fue devorando el bosque, a la que siguió la construcción de la presa que trajo un plan de devastación que recordaba la etapa anterior.

LA IMPORTANCIA DE LA MEMORIA

Dos voces narrativas van desgranando el relato: el inspector Villatuerta en primera persona, con un estilo más sobrio e intimista, nos hace partícipes de sus reflexiones y de aquello que le va sucediendo, y un narrador omnisciente va refiriendo, con más recursos literarios, los pasos y experiencias del resto de personajes, bien perfilados, a los que el escritor concede mucha importancia.

Además de las pesquisas sobre el caso como hilo conductor, laten en el libro otros temas de fondo. Uno de ellos es la memoria, no solo de quien fue injustamente asesinado, sino también la pérdida de esta que sufren los mayores. Igualmente subyace el maltrato y la violencia intrafamiliar y de género.

Faus ve cómo en su madre empiezan a asomar los signos de la demencia, algo que va a condicionar y convulsionar su entorno familiar. Carlos Ollo también nos transmite las vivencias, relaciones personales y problemas del trío de investigadores, su parte más doméstica y privada.

La lectura de Mortaja de Barro nos atrapa desde las primeras páginas en este viaje a Pamplona y su entorno rural, donde las aguas descubren un crimen ya prescrito pero que destapa una historia de rencillas, odios enquistados y venganza.  Nadie se merece una mortaja de barro.

 

Victoria Velasco

Título: Mortaja de Barro
Serie: Inspector Faustino Villatuerta 3
Autor: Carlos Ollo Razquin
Editorial: Erein
Páginas: 360
Fecha de publicación: noviembre 2020

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.