Mensajes desde el infierno – Meg Gardiner

Mensajes desde el infierno – Meg Gardiner

Mensajes desde el infiernoCuando Mensajes desde el infierno cayó en mis manos sentí algo especial, en serio, cuando sabes que un libro contiene eso que no controlas. Un formato potente armado con tapa dura y una potada absorbente, tanto el título como la imagen son totalmente fieles a lo que te espera en su interior.

Novela apadrinada por Don Winslow <Como El silencio de los corderos, esta novela me hizo sentir auténtico miedo. Me juego lo que quieras a que no puedes dejarla> y Lee Child <Los personajes de Meg Gardiner son tan reales como cualquiera de tus amigos y la historia es tan real como cualquiera de tus pesadillas>. ¿Marketing? ¿Compañerismo? No lo sé, no soy aficionado a las frases hechas sobre novelas que luego te dejan con dos palmos de narices, probablemente, pero este no es el caso.

“La palabra <psicópata> adquiere una nueva dimensión.”

Meg Gardiner da luz a una nueva estrella: Caitlin Hendrix, veintinueve años y detective en el Equipo Operativo de Narcóticos en San Francisco, y lo que quizás sea más importante: hija de Mack Hendrix, antiguo detective de policía que fracasó (veinte años atrás) en su intento de captura de “El Profeta”.

Estamos ante el inicio de una saga y como tal Gardiner nos trae la vida de Caitlin de una manera directa y concisa, un pasado marcado por su niñez, por una adolescencia marcada en su propia piel. La aparición de dos cadáveres cambian su destino, el símbolo de Mercurio firma los asesinatos y El Profeta vuelve a escena.

“Vigila, está jugando contigo”.

Podríamos caer en la tentación de describir la trama como frenética y adictiva, lo es, el sargento superior de Homicidios Joe Guthrie no duda en atraer a Caitlin a sus servicios y con ella emprender el intento de capturar al villano. Guthrie sabe perfectamente que la novata tiene en su manga el comodín de su padre, conocedor perfectamente de el Profeta, y eso es algo que nadie le puede dar más.

Hendrix cuenta con el apoyo de su novio Sean Rawlins, policía federal y agente especial con experiencia en explosivos. Por si faltaba algún ingrediente en esta receta explosiva aparece una figura un tanto fuera de lo común en estas índoles, Delarynn Hoobs, caucásica, treinta y un años, con cara de luna llena y dueña de un blog (FindTheProphet.com) que rinde investigación amateur sobre el Profeta, como le describía Hendrix “era la típica mamá de asociación de madres y padres de alumnos, de las que se consumen en emoción porque van a hacer un viaje de fin de curso al lugar del primer crimen de un asesino en serie”.

“Yo soy el camino, la prueba, la disputa. Aquellos que me desafíen sufrirán”.

Gardiner nos propone un thriller a contrarreloj, una trama que la misma CBS ha contratado para crear una serie televisiva. Un asesino en serie inteligente y que va siempre diez pasos por delante de los policías, no, no es una novedad, pero el modus operandi de El Profeta quita el hipo y te mantiene en tensión toda la novela. Bien, no toda la novela…

El último tercio del libro es apoteósico, un digno canto a la oscuridad y a la angustia. La mano de la escritora oklahomesa es estelar, durante la lectura tuve que ir a su ficha para ver a Meg en varias ocasiones, incrédulo, como esa dulce figura puede albergar en su mente historias como la de Mensajes desde el infierno.

Con gusto pasearemos por la Bahía de San Francisco, por Oakland, a pesar de no ser época veraniega si no a las puertas del equinoccio de verano. Intentaremos entrar en la mente de un asesino preparado hasta el último detalle, hasta límites insospechados.

Caitlin Hendrix está con nosotros, estamos de enhorabuena, ya estamos esperando su secuela Into the black now here (ya publicada en inglés).

Mensajes desde el infierno no es la lectura del verano, posiblemente sea una de las mejores lecturas del año.

Paco Atero

Título original: Unsub.
Título: Mensajes desde el infierno
Serie: Caitlin Hendrix 1
Autor: Meg Gardiner
Traductor: Ana Herrera
Editorial: RBA Libros
N° de páginas: 447
Primera edición: Junio 2018

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.