Malas noticias, es Palop – Pascual Ulpiano

Malas noticias, es Palop – Pascual Ulpiano

Malas noticias

Malas noticias, es Palop, y con ello no hay bastardo que pueda respirar tranquilo. Pascual Ulpiano (aka Alberto Valle) vuelve por sus fueros con esta segunda entrega de su protagonista.

Palop entra en escena y lo hace a su estilo: arrasando. Leo esta secuela del detective privado de la misma manera que la anterior, con el estómago y el corazón en un puño, mi metabolismo sube de nivel con cada paso y puñetazo del protagonista, con cada gota de sangre y bilis de los villanos.

Nos encontramos con un asunto desolador, de esos que cuando los vemos por la televisión miramos hacia otro lado, no queremos saber nada de ello, no queremos soportar ni la idea de imaginarlo.
Sunyent y Galvao, ex compañeros de Florentino Palop, siguen trabajando en La Agencia, un ente que hace oídos sordos cuando el monstruo llama a la puerta de los amigos de Palop.

Guillemet, hijo de Sunyent, es la víctima, un muñeco de trapo en manos del horror y la depravación, del poder de las mafias, un chiquillo a merced del lado salvaje e inhumano de la cara B de la sociedad.

Iniciamos una carrera no confeccionada para lectores sensibles, Palop y compañeros emprenden una misión de destrucción arrollando todo al que ose ponerse en su camino. Viajamos desde Portugal hasta el inquietante México a la caza y captura de monstruos descerebrados.

Palop no anda solo en su interior, una voz del pasado le atormentará día sí, día también. Los fantasmas de una época anterior no dejan que la paz fluya por sus arterias.

Pascual Ulpiano ha creado un justiciero implacable, el escritor nos invita a leer una ficción que bien puede estar en las calles bajo la protección de personas de mentes podridas. Con un vocabulario burdo y callejero, una novela corta pero intensa, de las lecturas que dejan poso.

Paco Atero

Título: Malas noticias, es Palop
Autor: Pascual Ulpiano
Serie: Florentino Palop 2
Editorial: Editorial Base
Páginas: 152
Fecha de publicación: marzo 2016

No hay comentarios

Deja tu comentario