Mal dadas – James Ross

mal dadas

Ahora que la literatura del sur de los Estados Unidos está en boca de todo el mundo, sobre todo gracias a la excelente labor de editoriales como Dirty Works o Sajalín, conviene echar la vista atrás para hacer un poco de arqueología. Bueno, tampoco tan atrás, porque nos vamos a 2013, pero es que en el mundo editorial suena a la prehistoria retroceder siete años para recuperar un libro. Aunque, como en el caso de Mal dadas de James Ross (Carolina del Norte, 1911 – 1990), merezca la pena.

Y es que si hablamos de literatura redneck tenemos que echarle un ojo a la novela Mal dadas que Sajalín publicó con acierto en su magnífica colección Al margen. Se trata de la obra fundacional de la literatura sureña, aka redneck, aka country noir, aka hillbilly, aka grit lit. O para que nos entendamos simplificando en nuestras palabras: novelas protagonizadas por paletos blancos de la América profunda.

Pero Mal dadas es mucho más que eso. La obra de James Ross fue una novela que impactó a uno de los grandes escritores de la literatura negra: Raymond Chandler. Y es que, como le reconoció Chandler en una carta a su editor, Ross fue un adelantado a su época. Y alguien que lo dejó contrariado al no encontrar más obra suya, como escribió en otra carta un año después.

Y es que James Ross es un one-hit-wonder, ya que la única novela que publicó fue esta Mal dadas, que a pesar del reconocimiento tardío de autores como George V. Higgins o Daniel Woodrell, pasó con más pena que gloria en los años cuarenta, cuando se publicó en USA. Ross no encontró editor para otro par de novelas que escribió, antes de abandonar la literatura para centrarse en el periodismo.

Mal dadas es un pueblucho de mala muerte en Carolina del norte, es miseria, es la Gran Depresión, es desesperanza, es alcohol ilegal, es racismo, machismo y todos los «ismos» que podamos echarnos a la cara, teniendo en cuenta que estamos en los años cuarenta y en un estado del sur de los USA.

Por eso Mal dadas es un abanico extensísimo de perdedores de todo tipo que desfilan por el garito dirigido por Smut Milligan, que es un paleto con algo de iniciativa que ha montado un salón de carretera, que vendría a ser algo así como el local donde el resto de paletos van a gastarse en alcohol ilegal los pocos dólares que tienen en el bolsillo.

En el garito de Milligan acaba trabajando Jack McDonald  que, acuciado por las deudas, ha tenido que abandonar su granja y buscar un nuevo futuro. Si es que hay futuro para la gente como él, algo que todo el mundo duda allí. Por eso hay que pasar a la acción. Y los perdedores acostumbran a tener mala suerte cuando pasan a la acción. O al tomar decisiones equivocadas.

Y es que el mundo redneck parece estar repleto de malas decisiones. Y Mal dadas son todas esas equivocaciones, una detrás de otra, tomadas por hombres rudos, desencantados y obsesionados con beber alcohol ilegal destilado por ellos mismos para acabar más destrozados de lo que ya estaban antes de emborracharse. La desolación hecha literatura hipnótica para lectores con ganas de emociones fuertes.

 

Marc Moreno

Título original: They Don’t Dance Much
Título: Mal dadas
Autor: James Ross
Traducción: Carlos Mayor
Editorial: Sajalín Editores
Páginas: 355
Fecha de publicación: septiembre 2013

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.