Mágico González. El genio que quería divertirse – Marco Marsullo

Mágico González. El genio que quería divertirse – Marco Marsullo

mágico gonzalez

‘Mágico González. El genio que quería divertirse’ es un pequeño homenaje de Marco Marsullo (Nápoles, 1985) al ‘Mago’ como le llamaban en El Salvador, ‘Mágico’ González o ‘Maradona de Cádiz’ como le nombraban en la ciudad gaditana. Un jugador de fantasía, una leyenda que aún hoy en día es recordado y admirado en Cádiz, ciudad en la que dejó huella tras su paso por el Cádiz C.F. durante nueve temporadas.

Su carta de presentación

Jorge Alberto González Barillas fue el mejor futbolista salvadoreño y uno de los mejores jugadores centroamericanos del siglo XX. Su gran eclosión fue durante el transcurso del Mundial de España’82, en el que, a pesar de ser eliminada la selección de El Salvador en la fase de grupos, ‘Mágico’ González maravilló al mundo del fútbol. Grandes clubes del continente europeo se interesaron por su contratación, pero el ‘Mago’, bohemio y soñador, un jugador que rechazaba el dorsal diez para lucir el once, declinó  todas las ofertas y se decantó por un club que ni se sabía de su existencia, el Cádiz C.F.

“Cuando me hablaron del Cádiz me quedé en silencio por un momento. No sabía ni dónde estaba Cádiz. En Andalucía me explicaron, casi en África. Allí hace calor todo el año, hay mar y playas. En España se cena tarde y se va a dormir aún más tarde. Las mujeres españolas son como las de aquí, las de El Salvador. Tienen una forma de seducir con la sonrisa que no existe en ninguna otra parte del mundo”.

Dormilón, trasnochador e impresentable

‘Mágico’ González era un genio del balón y, como todos los genios, también lo era fuera de campos de fútbol. La noche era su mejor aliada, fiestero y mujeriego sus fieles adjetivos calificativos. No había día que no se durmiera y faltara a los entrenamientos. Su poca profesionalidad le supuso cuantiosas sanciones disciplinarias. Pero ‘Mágico’ era así, luego salía al campo, sin apenas haber entrenado durante la semana, y era capaz de poner en pie el Ramón de Carranza con solo tocar el balón.

“Reconozco que no soy un santo, que me gusta la noche y que las ganas de juerga no me las quita ni mi madre. Sé que soy un irresponsable y un mal profesional, y puede que esté desaprovechando la oportunidad de mi vida. Lo sé, no me gusta tomarme el fútbol como un trabajo. Solo juego para divertirme”.

Los aficionados del Cádiz aún recuerdan un 4-3 contra el F.C. Barcelona en un trofeo Ramón de Carranza. 0 a 3 perdía el equipo gaditano al descanso, con el ‘Mago’ en el banquillo de los suplentes por su enésima falta de disciplina. Salió en la segunda parte y con dos goles y dos asistencias, él solito le dio la vuelta al partido. Precisamente, echó al traste su fichaje por el F.C. Barcelona en un stage de pretemporada en el año 84, en California, al dispararse la alarma de incendio del hotel, y él quedarse en su habitación durmiendo con compañía femenina, habiendo burlado todas las medidas de seguridad impuestas por el club catalán.

Un taxista recorriendo las calles

‘Mágico González, el genio que quería divertirse’ es una novela sencilla, al igual que lo era y es su protagonista. Marco Marsullo mezcla hechos reales con anécdotas contadas por hinchas del equipo gaditano y detalles de fantasía de cosecha propia. Una mezcla perfecta que nos permitirá subirnos en el taxi de ‘Mágico’ González y recorrer las calles de la ciudad de San Salvador, compartiendo sus recuerdos de su querida Cádiz, cantar Volando voy junto a Camarón o rememorar momentos cruciales de la vida de Maradona con él. Una lectura breve, rápida y melancólica, que hará las delicias de los aficionados del Cádiz C.F. y de aquellos que tuvimos la suerte de verle jugar. Me queda pendiente una tomarme una caña en el bar Gol para saber más anécdotas del ‘Mago’.

“ ‘Mágico’ González fue mejor que yo”. Diego Armando Maradona.

 

Ricard Pascual

Título original: Il tassista di Maradona
Título: Mágico González. El genio que quería divertirse
Traducción: Giulia Bucciarelli Mateos
Editorial: Altamarea ediciones
Páginas: 115
Fecha de publicación: septiembre 2019

No hay comentarios

Deja tu comentario