Los perdedores, protagonistas de la BCNegra

Protagonistas BCNegra

En la mesa de BCNegra titulada Canino nos trasladamos a las zonas más vulnerables y deprimentes para mirar la vida desde el otro lado de la barrera, desde el punto de vista del fracasado, marginado o perdedor. Los tertulianos reflexionan sobre el perfil creado por Julián Ibáñez en la séptima entrega de su serie «Bellón», monopolizando dicha figura dentro de la novela negra.

Los perdedores

Para hablar de ellos, la BCNegra, este festival de novela negra por antonomasia, nos trajo a cuatro representantes del género: Paco Gómez Escribano5 jotas—, Susana HernándezMai més—, Marc MorenoEscapisme— y Manuel BareaEn la casa vacía—. Sus obras reflejan a la perfección ese perfil del fracasado en su más amplio espectro, aquel que tuvo la desgracia de nacer o criarse en los barrios marginales, relegados y olvidados.

Descubrimos al pringao de Marc Moreno, Aitor, en el barrio de la Verneda (Barcelona), perdedor por elección propia, muchas veces como consecuencia de tomar decisiones equivocadas debido, tal vez, a la vida que ha tenido, o los ambientes decadentes en los que se ha movido. 

En palabras de Gómez Escribano, «el perdedor nunca es vocacional, siempre hay unas circunstancias o personas que le empujan a ello». Charli, su ladrón de Canillejas (Madrid), tiene como motor de funcionamiento el fracaso. Y si se cae, vuelve a levantarse, porque su vida no es el presente. Este lo aniquila para formarse un futuro.

Y si hablamos de suburbios, desgraciadamente hemos de hablar de inmigración. Susana Hernández nos presenta a Biel, Rosa, Musta y Laila, cuatro jóvenes que viven —o más bien sobreviven— en las calles de unos barrios marginales de la ciudad condal, como la Mina o el Besós, cuyas diferencias sociales con el resto de la población resultan a veces tan abismales, que ellos, «incluso cuando ganan, pierden. Nunca ganan del todo porque acaban en un círculo vicioso del que no pueden salir».

Pero fracaso no solo es no ganar. Manuel Barea nos habla de Eva en La casa vacía, una mujer que ha tocado fondo, cuyas expectativas se ven frustradas a consecuencia de un cuerpo que no le permite avanzar. Él nos habla de la perdedora en relación con los sentimientos de fracaso, a través de un viaje a la sordidez y al dolor más profundo. A una vida precaria y malograda, regresando a su pueblo de la infancia, a su infierno personal. Porque algunas veces, el universo alternativo que queda es ese, el infierno.

BCNegra1

En definitiva, esta mesa, la de Canino, ni los superhéroes ni los detectives tienen cabida, y el protagonismo se lo llevan esas personas atormentadas que se pelean con la vida que les ha tocado vivir. Mujeres y hombres revolucionarios capaces de ir contra el sistema. La BCNegra apostó por estas cuatro novelas cuyo realismo sucio tiende a escapar de los clichés de novela negra para convertirse más en novela social. Esa que se lee, pero que la misma sociedad decide dejar de lado.

Reivindicando la cultura

Ya al inicio de esta tertulia, el moderador de Canino, Paco Atero, activista literario y fundador de este portal llamado Negra y Mortal, quiso hacer un discurso, aprovechando el escaparate que ofrecía la BCNegra, sobre la cultura y sus derechos. Un sector que ha sido y está siendo pisoteado y abandonado a su suerte, negándonos la posibilidad de generar la cultura que tanto se defiende en los programas políticos y campañas electorales, pero que a la hora de la verdad, queda barrida bajo la alfombra, siendo otra perdedora más en este país de alardeo e hipocresía.

Nos incita, con sus palabras, a no abandonar en esta lucha, porque la cultura es un motor de transformación y cambio. Un universo cultural que construye valores y transforma su entorno. Porque con cultura hay libertad de pensamiento. Y sí, quizás eso para algunos sea un peligro, porque como dice Atero: «La política es un derecho fundamental, pero la cultura no. Nos quieren incultos».

 

Alba R. Prieto

1 Comment
  • José L. Solé
    Publicado a las 12:11h, 29 enero

    Ese último párrafo como principio fundacional de cualquier cosa que valga la pena.