Llévame a casa – Jesús Carrasco

Jesús Carrasco (Olivenza, 1972) regresa a nuestras librerías con Llévame a casa, una novela en la que reflexiona sobre las responsabilidades filiales y la vida adulta, cuando dejamos de depender de alguien para pasar a responsabilizarnos de otros.

LA RESPONSABILIDAD DE SER HIJOS

Juan regresa de Edimburgo para asistir al entierro de su padre en agosto de 2010. En los cuatro años que lleva allí, apenas  ha vuelto en unas pocas ocasiones; esta vez, ligero de equipaje, piensa pasar tan solo una semana tórrida en el pueblo del que ha tratado de escapar, huyendo de las ataduras que la tierra y la familia imponen.

Sin embargo, las circunstancias le obligarán a emprender un camino de aprendizaje en el que debe asumir nuevas responsabilidades. Comprenderá que la renuncia es un aplazamiento de lo propio que tiene la muerte como fecha límite. A su madre le han diagnosticado Alzhéimer y su hermana Isabel no puede renunciar a una oportunidad profesional en este momento. Va a mirarse a sí mismo, a su madre y a su hermana Isabel como nunca había imaginado.

UNA HISTORIA COTIDIANA Y COSTUMBRISTA

Jesús Carrasco es un excelente narrador, su prosa cuidada y evocadora plasma un relato íntimo y cotidiano en una historia costumbrista e hiperrealista. Nos sumergimos en una obra que mezcla autobiografía, ficción y nostalgia, en la que es fácil reconocer los más mínimos detalles e identificarnos con muchas de las situaciones y reflexiones. Sus puntos fuertes son el uso del lenguaje, las metáforas y recursos literarios originales, así como su forma de enfocar el realismo con gran viveza.

En algo más de 300 páginas, el autor va a plantear un complejo entramado de temas utilizando la mirada del protagonista. El contraste entre la España vacía, representada por el pueblo ficticio de Cruces, y una gran ciudad como Edimburgo: lo exótico y lo rural. Paralelamente a la transformación de Juan, vamos a asistir a nuestra historia cotidiana reciente y a los cambios que hemos experimentado en las últimas décadas.

DOS GENERACIONES CONTRAPUESTAS

En Llévame a casa se rinde homenaje a la generación hija de la guerra y del hambre, entregada al trabajo, educada en la resignación y el sacrificio, en asegurar el pan y algo de herencia, en pasar el testigo a la próxima en lugar de hacer florecer su propia individualidad, y en la que no son frecuentes las muestras de cariño. Raramente ha recibido palabras de gratitud y orgullo por parte de sus hijos.

En contraposición, Juan es un descastado, un egocéntrico que ha decidido renunciar a su deber como hijo, anteponiendo su conveniencia e interés a las obligaciones de la casta.

Los dos hermanos son totalmente diferentes: Isabel se enfrenta de un modo más realista a la situación, representa un referente ético para Juan, que debe saltar por encima de las murallas que lo separan de su madre, una mujer española de la posguerra, que se hace cargo de todo en la casa.

Sobre la base del conflicto personal, generacional y cultural, y las tensiones entre dos generaciones, la novela huye del sentimentalismo y transcurre con un ritmo tranquilo y gran delicadeza, sin giros ni sorpresas. Quizás le falta algo de profundidad y fuerza al discurrir por ciertos cauces, pues no llega a conmover a pesar de tratar algo tan íntimo y personal.

Llévame a casa es una invitación a reflexionar acerca de cómo ayudar a nuestros mayores a salir de esta vida con dignidad y, sobre todo, con amor, en un momento en el que el problema es el tiempo disponible, que puede ser insuficiente para suturar viejas heridas cuando lo que merecen es algo que solo sus hijos pueden darles.

Victoria Velasco

Título: Llévame a casa
Autor: Jesús Carrasco
Editorial: Seix Barral
Páginas: 320
Fecha de publicación: febrero 2021

No hay comentarios

Deja tu comentario