Líbranos del mal – Empar Fernández y Pablo Bonell

Líbranos del mal

La vida diaria de un Instituto de Educación Secundaria se ve alterada por la aparición de los cadáveres de dos alumnos de bachillerato. Así de impactante comienza Líbranos del mal, escrita a dúo por Empar Fernández (Barcelona, 1962) y Pablo Bonell (Barcelona, 1961).

Pablo, profesor de Historia del Arte, llega como cada mañana a su centro educativo. Se dirige hacia el salón de actos, donde tiene un examen con sus alumnos. Mientras abre la puerta y camina hacia el escenario no puede hacerse a la idea de la truculenta imagen que le espera.

EL SUBINSPECTOR ESCALONA

La investigación de los asesinatos de los dos jóvenes queda a cargo del subinspector Santiago Escalona, un policía experimentado perteneciente al cuerpo de los Mossos d’Esquadra. La presión que ejercerán las familias para un pronto esclarecimiento de los mismos le obligará a sospechar de varias personas a la vez con la esperanza de que el culpable cometa algún error y poder atraparlo cuanto antes.

LA VIDA DIARIA EN UN INSTITUTO

Ruido, prisas, demoras en los inicios de las clases, alumnos que retrasan su llegada a las aulas, profesores que se hacen los remolones en la cafetería o en la sala común, una visita a los baños a deshoras, carreras, confidencias en los pasillos, recreos que se prolongan más de lo que marca el horario y, por supuesto, clases. Así transcurre un día normal en un instituto.

Fernández y Bonell son profesores con larga experiencia y conocen a la perfección la dinámica habitual de un centro educativo. Con una narración sencilla y un lenguaje propio del sistema de educación, consiguen de forma notable crear una atmósfera perfectamente trasladable a cualquier escuela.

Para añadir más realismo al texto, los autores detallan fielmente las relaciones humanas que ocurren entre profesores, padres y alumnos, las cuales forman una parte esencial del desarrollo de la trama. Algunas de ellas son complejas, otras cercanas, ya que la implicación del profesorado con las familias va más allá del mero contacto profesional entre las partes.

LOS PROTAGONISTAS

La singularidad que más llama la atención de Líbranos del mal es que los propios autores, Empar y Pablo, son los protagonistas de la novela. En la ficción son profesores del departamento de Geografía e Historia, amigos y escritores de novela negra, igual que en la vida real.

En cada capítulo, se entremezcla cómo cada uno de ellos está viviendo el desarrollo de los acontecimientos, a veces de forma paralela, y en otras ocasiones ambos confluyen en la misma escena.

LA CUARTA DE LA SERIE

Empar Fernández y Pablo Bonell comenzaron a escribir la saga del subinspector Escalona en 2006, con la publicación de Las cosas de la muerte. A este libro le siguieron otros dos: Mala sangre, 2007 y Un mal día para morir, 2009. Ahora, once años después, nos llega la cuarta entrega de la serie.

Quizás, Líbranos del mal no sea una novela que atraiga el interés de los lectores que están habituados a un género negro más genuino. Puede que a los autores les haya faltado cerrar algunos aspectos de la trama. Sin embargo, es un libro ameno, muy bien ambientado y con un desenlace que nos tendrá en vilo hasta el final.

 

Julio Megía

Título: Líbranos del mal
Saga: Escalona 4
Autores: Empar Fernández y Pablo Bonell
Editorial: Almuzara
Páginas: 256
Fecha de publicación: marzo 2020

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.