Leopardo negro, lobo rojo – Marlon James

Leopardo negro, lobo rojo – Marlon James

Leopardo negro lobo rojo

Salvaje, exótica, brutal, mágica… esas son las palabras que me vienen a la cabeza cuando pienso en ‘Leopardo negro, lobo rojo’, del escritor Marlon James (Jamaica, 1970). Tras el éxito de ‘Breve historia de siete asesinatos’, con la que ganó el favor de crítica y público, así como el Premio Man Booker en 2015, presenta esta obra que es la primera entrega de lo que será una trilogía que ya han comparado con sagas míticas como ‘Juego de tronos’ o ‘El señor de los Anillos’.

Leopardo negro, lobo rojo

Ahora es cuando me corresponde contar el argumento de esta aventura que nos propone James, y queridos lectores, esto no es tarea fácil.

El escritor jamaicano, en sus primeras 200 páginas, nos ofrece las piezas de un puzle completamente desordenadas, que irán tomando forma a lo largo de las más de 800 que componen el total de la novela. Tras el impacto inicial, en el que habrá que dejarse llevar por esta historia cargada de violencia, sexo y un lenguaje duro y soez, nos adentraremos en la búsqueda de un niño. El porqué se le busca lo descubriremos a su debido tiempo, pero lo que realmente importa es ese seguimiento y sus exploradores: mercenarios, cazadores, asesinos, brujas… todos unidos se embarcarán en un fantástico viaje para encontrar a ese niño.

En toda aventura hay un personaje principal y en la nuestra ese es el Rastreador, un hombre que también intenta averiguar quién es en realidad y que durante esa búsqueda del pequeño, realizará otra interna para encontrarse a sí mismo. Para aceptarse como es.

Mil historias en una

Al inicio he comentado que estamos ante el primer libro de lo que será la trilogía «Dark Star». Aunque no hay que preocuparse, podemos leer ‘Leopardo negro, lobo rojo’ con total tranquilidad pues la historia queda todo lo cerrada que el autor ha querido. Desconozco si las próximas entregas comparten algún personaje o solo escenario o nada de lo anterior.

La trama del libro gira en torno a ese niño desaparecido. Pero no nos engañemos. A pesar de toda la relevancia que pueda tener, la primera frase del libro ya nos dice que paradójicamente el encontrarle o no al final nos va a dar igual: “El niño ha muerto. Y no hay más que contar”.

Pero sí que lo hay. Marlon nos cuenta no una, sino montones de historias. A veces con un cierto tono de antiguo trovador, el autor jamaicano irá tejiendo una trama con influencias del folclore africano, dando vida a un universo místico y mágico, con todo tipo de seres como gigantes, metamorfos, dioses… creando así una obra de fantasía que derrocha imaginación, en la que su prosa a veces te parecerá pura poesía y en otras, te sorprenderá por la rudeza de su lenguaje.

África y su magnetismo

Si os digo que este libro me ha encantado no miento, aunque debo decir que ha sido como una montaña rusa de emociones y sentimientos, llegándome incluso a plantear abandonar su lectura al inicio. Sin embargo, a pesar de que había cosas que no me gustaban, que tanta violencia gratuita, explícita y muchas veces sin sentido se me hacían muy cuesta arriba, había algo en la maravillosa prosa de James que me animaba a seguir. Y eso hice. Y no solo no me arrepiento, sino que estoy ante uno de esos libros que te dejan huella.

Acostumbrados a la obras de fantasía épicas con un escenario típico de la Europa medieval, Marlon James nos lleva a la África más sensual e indómita, donde nos encontraremos con personajes bien construidos, originales y en muchos casos amorales.

“Y pasó también esto: el muy cagón gritó que era un traidor y en un abrir y cerrar de ojos sus hombres estaban encima de mí; entretanto, los soldados seguían quemando niños atrapados en las chozas. Vinieron a por mí cuatro soldados y les disparé cuatro flechas en medio de sus cuatro pares de ojos. El cagón intentó hablar otra vez pero mi quinta flecha se le clavó en la garganta”.

El Tarantino de la literatura

No estamos ante una lectura ni fácil ni apta para estómagos sensibles. Es una lectura exigente, con nombres poco frecuentes y difíciles de retener y con miles de saltos temporales. Las escenas de violencia no están maquilladas y se nos ofrecen tal cual son, brutales, sangrientas. De hecho, se dice que podríamos comparar a James con Quentin Tarantino, y me parece una comparación de lo más acertada.

Leyendo alguna entrevista del escritor, te das cuenta que parte de sus vivencias se ven reflejadas en el Rastreador, un hombre al que los miembros de su pueblo le dicen que no le han arrancado a tiempo su parte femenina. Y ahí tenemos a nuestro héroe, o antihéroe más bien, luchando por arrancar esa parte de mujer como si un pedazo de piel se tratara. James confiesa que en su adolescencia y juventud no llevó nada bien su homosexualidad y que llegó a pedir que le hicieran un exorcismo que le liberara de ello.

Ese conflicto interno está perfectamente plasmado en la obra en la que veremos la evolución del Rastreador que poco a poco se va dando cuenta de que tiene otra opción, que es aceptarse como es.

‘Leopardo negro, lobo rojo’, una lectura que te hará salir de tu zona de confort, exigente, insólita, misteriosa. ¿Te atreves a adentrarte en el territorio del Rastreador?

 

Marta Pérez

Título original: Black Leopard, Red Wolf
Título: Leopardo negro, lobo rojo
Trilogía: Dark Star 1
Autor: Marlon James
Traducción: Javier Calvo Perales
Editorial: Seix Barral
Páginas: 816
Fecha de publicación: septiembre 2019

2 Comentarios
  • Paco Atero
    Publicado a las 08:00h, 06 noviembre Responder

    Marta me quedo atónito por lo que cuentas de este libro. Transmites muchísimos matices diferentes, ese con el que comparas al autor con Tarantino es muy interesante.

    • Marta Pérez
      Publicado a las 08:25h, 06 noviembre Responder

      Es un libro que te puede gustar o no, pero nunca te dejará indiferente. La violencia está presente a lo largo de todo el libro, al igual que sucede en las pelis de Tarantino, que a veces te parece que hay demasiada sangre, sin ton, ni son, pero una vez lo aceptas como parte del estilo de ambos autores, la historia fluye y te fascina.

Deja tu comentario