Las tres de la mañana – Gianrico Carofiglio

La última novela del magistrado y escritor italiano Gianrico Carofiglio (Bari, 1961), Las tres de la mañana, es una conmovedora historia de formación que aborda la relación entre un padre y un hijo, y cómo todo cambia durante una noche mágica en Marsella. Las cosas pueden variar si modificamos nuestro punto de vista.

EL RELATO DE ANTONIO

“Acabo de cumplir cincuenta y un años, la edad que entonces tenía mi padre. He pensado que podría ser un buen momento para escribir sobre aquellos dos días y sus noches”.

Antonio es el narrador en primera persona de sus vivencias. Tras una infancia marcada por la epilepsia idiopática, sus padres, separados desde que él tenía nueve años, decidieron viajar a Marsella para consultar con el doctor Henri Gastaut, el único personaje real de la novela. En 1983, tres años después del inicio del tratamiento y a punto de cumplir los dieciocho, Antonio regresa para una revisión médica acompañado solo por su padre. Para valorar la curación, debe someterse a una prueba de activación que consiste en permanecer dos días sin dormir.

Padre e hijo pasarán esas largas horas insomnes deambulando por la ciudad, atravesando barrios poco recomendables, irán a un club de jazz, conocerán a gente, pero, sobre todo, ambos descubrirán secretos e intimidades del otro y compartirán momentos inolvidables que marcarán sus vidas para siempre.

EL VÍNCULO ÍNTIMO ENTRE ALEGRÍA Y TRISTEZA

“En la verdadera noche oscura del alma son siempre las tres de la mañana”.

Gianrico Carofiglio toma el título de una frase, que él considera formidable, de Suave es la noche, de Francis Scott Fitzgerald, y con ella quiere describir la ambigüedad y el vínculo profundo entre la alegría y la tristeza y cómo, a las tres de la mañana, algo casual lo transforma todo para siempre. En esta historia de diálogos sinceros, el autor transmite su fascinación por narrar el cambio, recurriendo al final del libro a la hermosa palabra del tagalo balikwas, que no se puede traducir sin utilizar una perífrasis: «saltar de repente a una nueva situación, variar el propio punto de vista y ver de una manera diferente cosas que creíamos conocer».

Las tres de la mañana es una narración melancólica y, a la vez, llena de tristeza y ternura, inspirada en una historia real que un amigo contó al autor y que sucedió en Marsella, ciudad ideal para situar los hechos, con sus contrastes extraordinarios, sus contradicciones y sus saltos entre las tinieblas y la luz.

La enfermedad es casi una excusa para hilvanar las memorias de Antonio y trazar los diálogos intimistas que, durante dos días, se establecen entre padre e hijo, y en los que hablarán de sus aspiraciones, sus logros, sus miedos, y también sobre la existencia y su imprevisibilidad. Un relato en el que Carofiglio explora con una mirada emotiva las relaciones paternofiliales para tratar de la iniciación a la vida, del descubrimiento de la sexualidad y del amor, de la responsabilidad, de las consecuencias de nuestros actos, y de la necesidad de protección y de proteger.

El protagonista recuerda con nostalgia un momento en el que ambos se conocen y se reconocen. Sin ajustes de cuentas y sin ningún rencor a un padre ausente.

“Hay que dilapidar la felicidad hasta la última gota cuando nos sorprende, porque es la única manera de no desperdiciarla”.

Victoria Velasco

Título original: Le tre del mattino
Título: Las tres de la mañana
Autor: Gianrico Carofiglio
Traducción: Carmen García-Beamud
Editorial: Anagrama
Páginas: 168
Fecha de publicación: junio 2020

No hay comentarios

Deja tu comentario