Las palabras rotas – Luis García Montero

Las palabras rotas – Luis García Montero

las palabras rotas

Escritor y catedrático de Literatura Española. Poeta. Articulista, ensayista y actual director del Instituto Cervantes. Luis García Montero (Granada, 1958) nos hace una amplia y profunda reflexión sobre nuestros orígenes en su último libro publicado por la editorial Alfaguara. Leer ‘Las palabras rotas’ ha sido volver al principio del aprendizaje, conectar con el texto y disfrutar de lo aprendido.

La condición humana busca respuestas

Como un diccionario repleto de metáforas, el libro que tengo ante mí se muestra solícito a desvelarme los misterios que encierran cientos, miles de reflexiones escogidas por el autor. Abriría la caja de Pandora si pudiera explicaros lo que me produce cada una de ellas, pero sería contaros demasiados secretos inconfesables.Las palabras importantes para mí no son las que ofrecen soluciones, sino las que me invitan a tomar conciencia de las dificultades”.

¿De qué forma empleamos el lenguaje que aprendemos a lo largo de nuestra vida? ¿Cuántas veces nos hemos parado a pensar en el significado de las palabras que empleamos a diario?

Porque este libro no es otra cosa que la transformación de la realidad, es importante que le dediquemos el tiempo necesario a extraer el máximo jugo posible a sus textos, meditando en cada afirmación y dándole rienda suelta a nuestras emociones. El tono melodioso, la sensibilidad empleada y la narración poética es la mejor música de fondo que podemos escuchar en estos tiempos donde el silencio es un compañero olvidado.

LAS PALABRAS ROTAS

Con su último libro, el escritor nos acerca a la soledad desde la compañía que le da la aceptación del término. Nos habla de la velocidad como un elemento delirante que nos obliga a estar subyugados al ritmo que marque. Nos dibuja el tiempo comparándolo con un deseo y nos explica el significado de la verdad atendiendo a un compromiso que la humanidad ha perdido.

Del miedo dice que podemos coger todo el que queramos, pues la vida nos lo ofrece gratis. Con la bondad, el progreso y el cambio perfila un reflejo del futuro que nos gustaría construir a las personas como yo, soñadoras y volátiles que aspiran a vivir en armonía con el resto del mundo.

Y sobre la cultura y la educación ha construido la base de todo lo anteriormente dicho. Como dos gotas completamente diferentes pero que caen simultáneamente en nuestra cabeza, Luis García Montero moldea nuestra forma de pensar para enseñarnos que la vida, sin conocimiento, está vacía.

EL COMPROMISO CON LA POESíA

El poeta presume de edad (algo nunca visto) y asume que ha vivido más de lo que le queda por vivir, por este motivo se ampara en la importancia de tener una buena relación con los recuerdos y se esfuerza en apartar de su memoria las desilusiones o fracasos pasados. Con el tiempo, la mente se puede convertir en una leal compañera o en un armario vacío”.

Se vale de la poesía para crear  un espacio etéreo que utiliza para decir la verdad teniendo mucho cuidado en mostrar un pasaporte falso. Explica que, en la intimidad, los poetas analizan el conflicto social exponiéndolo según el estado de ánimo: cuando la fe en el futuro es alentadora, el texto es alegre pero, cuando se disuelve la confianza y la relación fracasa, el texto es melancólico y frustrante.

En un contexto futurista, remarca la importancia de vivir siendo un viejo cascarrabias o un joven sin memoria y emplea los textos de sus poetas de cabecera (Pablo Neruda, Rosalía de Castro, Rubén Darío y el gran Federico García Lorca) para insistir en el valor de la buena lectura. Todos y cada uno de ellos tienen su minuto de gloria en un libro tremendamente hermoso donde la poesía es un ejercicio de honestidad en un mundo donde la humanidad carece de valores.

El barco de las palabras rotas

Me bajo del barco de ‘Las palabras rotas’ y me alejo del suave oleaje que han provocado sus palabras. La lección ha sido instructiva, altamente atractiva, como aquellas clases de primaria donde el profesor nos enseñaba a unir las primeras letras.

El runrún del mar ha provocado un eco infinito en el sonido de mi voz mientras leía en voz alta. He llegado al puerto y he vislumbrado el final de la aventura con una sonrisa. Mis conclusiones han aparecido solas, revoleando alrededor del momento: la poesía sirve para denunciar desde las entrañas, para emocionar, para empatizar y para soñar, pero sobre todo, para transformar el sentimiento en arte. Luis García Montero sabe de lo que escribe.

 

Lara Adell

Título: Las palabras rotas
Autor: Luis García Montero
Editorial: Alfaguara
Páginas: 225
Fecha de publicación: mayo 2019

No hay comentarios

Deja tu comentario