Las cenizas de la inocencia – Fernando Benzo

Las cenizas de la inocencia – Fernando Benzo

las cenizas de la inocencia

Fernando Benzo (Madrid, 1965), el que fuera Subsecretario de Educación, Cultura y Deporte y Secretario de Estado de Cultura, nos presenta con ‘Las cenizas de la inocencia’, una novela negra clásica acompañada por unas notas de jazz, y nos sitúa en el Madrid de los años 40, donde la picaresca y el pillaje, acompañados por el negocio del estraperlo de los grandes mafiosos a costa de los más débiles y necesitados, será la única vía posible para sobrevivir a la posguerra. Una etapa histórica donde la amistad y la fidelidad, hará que la inocencia de los adolescentes los mantenga con el ansia y la esperanza de vivir.

Nuestro protagonista será Emilio “el monaguillo”, un joven que malvive con su madre Marita en una corrala y que en una de sus incursiones en lo ajeno para poder subsistir, conocerá a Nico, un joven instalado en el pillaje continuo y que trabaja para uno de los mayores contrabandistas de Madrid, Matías Sampedro. “El monaguillo” verá en Nico su vía de escape de la miseria y la entrada a ese futuro esperanzador que tanto ha soñado para él y para su madre.

Gran parte de la novela se desarrollará en el Dixie, el único club de Jazz de Madrid, donde actúa Asia Luján, la cantante de moda que con su voz y encanto, contribuirá a aunar noche tras noche en el mismo local a los dos grandes estraperlistas de Madrid, Matías Sampedro y Jorge Lanza.

El Dixie se convertirá en el centro neurálgico de los negocios negros y al margen de la ley de la capital. Se decidirán los grandes golpes, se realizarán contactos, cobros de deudas y favores y se reunirán las mujeres más bellas y atractivas de la ciudad en busca de hombres de buena posición. Un tercero en discordia también hará acto de presencia de forma habitual en el local de moda, el comisario Gante, quién estará informado de todo lo que se cuece y sucede y deberá tomar partido como garante y representante de la ley.

Fernando Benzo consigue crear una gran ambientación, con una atmósfera muy americana, trasladándonos sin querer a las películas de gánsteres, con sus reuniones y encuentros en famosos clubs de jazz con sus entradas adornadas con carteles iluminados en los sótanos de las ciudades como Nueva Orleans, Chicago o Nueva York, bajo un ambiente cargado de un humo intenso que provoca una neblina constante, con saxos, trompetas y trombones y una bella mujer afroamericana de dulce voz subida en el escenario.

‘Las cenizas de la inocencia’ está narrada en primera persona por Emilio cuando él es el protagonista y en tercera persona con un narrador omnisciente cuando trata el resto de personajes e historias que se suceden en el Dixie y fuera de él, con unos personajes muy bien definidos y algunos con una personalidad muy marcada y acertada para el desarrollo de la novela. Está escrita con una prosa sencilla y se deja leer de forma muy amena, y aunque para mi gusto los capítulos pecan de exceso de duración, es cierto que no consiguen hacerse tediosos y se leen con una cierta rapidez.

Estamos ante una obra clásica del noir con reminiscencias cinematográficas, con la que volveremos al pasado más duro de nuestro país en la época de la posguerra. Un tiempo en el que los más poderosos hicieron grandes riquezas a costa de los más desfavorecidos, con el beneplácito de las autoridades. Una época donde la población comía por cartillas de racionamiento clasificadas según las diferentes escalas sociales pertenecientes y que se pagaba con céntimos y pesetas el alcohol y tabaco de contrabando. Un tiempo en el que ya existía la corrupción policial, que trabajaba como asalariada de los grandes estraperlistas, y donde había una gran cantidad de niños huérfanos por la guerra hacinados en orfanatos, utilizados y desechados como colillas consumidas por las mafias, con el consentimiento de las autoridades. Una etapa donde muchas mujeres viudas por culpa de la guerra tenían que dejar atrás su orgullo y dignidad y vender su cuerpo a los señores más ricos para poder alimentar a sus hijos.

Unos recuerdos que muchos de los que estamos leyendo estas líneas, los hemos oído por boca de nuestros padres, abuelos o bisabuelos.

Hay que felicitar al autor porque no es fácil tratar ciertos temas tan dolorosos y que tanto sufrimiento han provocado en nuestra sociedad, ya que ha sabido tratarlos muy bien, sin posicionarse por ninguno de los bandos que provocaron la guerra para evitar poder herir sensibilidades, y además ha demostrado el gran trabajo realizado de documentación y recopilación de información de la época.

No había leído ninguna de las obras de Fernando Benzo y para mí ha sido un descubrimiento muy agradable y que sin duda os recomiendo. Una reflexión muy acorde con la novela y su título; la inocencia de los niños es reducida a cenizas por las llamas de la cruel realidad, el paso de niño a adulto, la despedida de la infancia y la bienvenida al mundo de los adultos.

 

Ricard Pascual

Título: Las cenizas de la inocencia
Autor: Fernando Benzo
Editorial: Plaza & Janés
Páginas: 314
Fecha de publicación: enero de 2019

No hay comentarios

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar