Las batallas silenciadas – Nieves Muñoz

Las batallas silenciadas – Nieves Muñoz

Las batallas silenciadasEn todas las guerras, son muchas las batallas que se tienen que librar y las más conocidas son las que tienen lugar en el frente. Aunque no son las únicas. En los hospitales, en los pueblos y ciudades vacías de hombres, incluso en los burdeles también nos encontramos numerosas batallas que superar. Es sobre estas que Nieves Muñoz (Valladolid, 1976) nos habla en ‘Las batallas silenciadas’, de Editorial Edhasa. Una novela histórica en la que las mujeres tienen mucho que contar y la autora vallisoletana les dará voz de una forma excepcional.

“Ni siquiera tu recuerdo ha sido suficiente para olvidar por un momento el ruido de los morteros, los gritos de los compañeros heridos, el chapoteo de los cuerpos al moverse a través de este agujero.”

Hospital Militar Central de Barleduc, enero de 1916

Irène Curie, hija de la afamada científica Marie Curie, llega a Barleduc con una importante misión: enseñar a los cirujanos el uso del primer aparato portátil de rayos X que su madre ha conseguido acondicionar para un mejor uso en el frente.

Irène es consciente de que tanto su juventud como el hecho de ser mujer son dos grandes inconvenientes para llevar a cabo su cometido. Tratar de enseñar algo a los egocéntricos cirujanos no va a ser tarea fácil. Lo que no esperaba es encontrarse otro enemigo en la piel de Berthe Hinault, una de las enfermeras jefes. Berthe, cuya pasión es la enfermería, antepone el cuidado de los enfermos a todo lo demás. No entiende que una joven de 18 años pueda soportar el ritmo de trabajo de un hospital de campaña y medirá constantemente las habilidades y aptitudes de Irène.

Junto a ellas se encuentra Shirley St. John, una de las VAD (destacamento de ayuda voluntaria). Su pasado como hija de una familia pudiente inglesa no le está facilitando las cosas con la enfermera jefe.

“Sajar, lavar, drenar, buscar las placas radiológicas y el paciente a quien correspondían. Envolver quemaduras en gasas, valorar latidos, dar agua. Medir cada mililitro de sulfato de morfina, dar a la manivela para que funcionara el aparato de succión, limpiar la sangre que salpicaba, cerrar párpados, sacar los cuerpos fuera. Minuto a minuto, hora tras hora. Y durante todo ese tiempo, las manos de Berthe funcionaban en movimientos precisos.”

La casa de la luz azul

Claudine Meurent trabaja en uno de los muchos burdeles de París. La presencia de los hombres en el frente ha hecho escasear el número de clientes y por ello decide poner rumbo a Barleduc. Allí podrá, no solo seguir ejerciendo su profesión, sino sacar a algunos de esos hombres del infierno en el que viven y llevarles a tocar el cielo, por unos momentos, gracias a sus artes amatorias.

En Barleduc existen dos prostíbulos. Uno con luz azul, regentado por Madame Clarabella, donde los clientes son los oficiales y altos cargos. El otro con luz roja, para aquellos que no pueden permitirse pagar el precio del primero. La belleza de Claudine la llevará a trabajar a las órdenes de Madame Clarabella.

La hermosa Claudine, cuya vida es una batalla constante por la supervivencia, comenzará otra etapa aquí, donde las cosas tampoco serán sencillas.

De vocación: enfermera y escritora

Nieves Muñoz, enfermera de profesión, presenta su primera novela ‘Las batallas silenciadas’ donde aúna dos de sus grandes pasiones: la enfermería y la escritura.

Tengo que decir que conozco a Nieves desde hace tiempo. Un tiempo después supe de su faceta creativa y empecé a leer sus relatos cortos, con los que en tan solo unas pocas palabras ya conseguía estremecernos y tocarnos el alma. A pesar de su talento natural, quiso formarse, estudiando técnicas literarias y escribiendo artículos para blogs de narrativa y relatos que forman parte de diferentes antologías. Después de este período preparándose, ha conseguido publicar su primera novela.

Durante tres años ha estado documentándose para dar vida a esta historia que logrará hacernos vibrar, sufrir y padecer. Una gran labor de recopilación de datos que es patente a lo largo de las páginas de ‘Las batallas silenciadas’.

Desnudando en cuerpo y alma a los personajes

Son muchos los detalles que hacen de esta obra algo muy especial. La prosa de la escritora castellana es exquisita. Sus descripciones son tan exhaustivas, hasta el punto de hacer que debamos detenernos a respirar para poder continuar leyendo, debido a la dureza de lo que nos transmite.

Pero es en sus personajes, sobre todo en los femeninos, donde Nieves conquista al lector. Unos personajes con una fortaleza a los que lleva al límite una y otra vez y que serán desnudados para nosotros, los lectores, dejando todos sus sentimientos al descubierto.

En la guerra no hay vencedores. Todos, en mayor o menor medida pierden algo, pierden parte de su alma por el camino. Hay que tomar decisiones que pesarán en su conciencia el resto de su vida.

Durante la lectura de ‘Las batallas silenciadas’, he viajado un siglo atrás en el tiempo, he sufrido con los personajes, cuánto les ha hecho padecer Nieves y a mí con ellos. En época de guerra, las treguas son escasas y en nuestra historia no ha habido ninguna. He conseguido sentir en mi propia piel el barro, la sangre y el olor a muerte y podredumbre ha inundado mi olfato.

He sentido el dolor y la desesperanza, con esas mujeres que tenían que librar unas batallas distintas a las que se llevan a cabo en el frente. Hoy, cien años después, hemos conseguido ganar algunas. Aun así, tenemos muchas luchas por delante, pero nunca más en silencio.

“Maldijo tener una mente como la suya, haber nacido mujer en un mundo gobernado por hombres, aquella guerra que la había separado de su familia y a su madre por haberla dejado sola. Cuando se quedó sin insultos, el nudo en su garganta aún no se había deshecho. El silencio no ayudaba.”

Marta Pérez

Título: Las batallas silenciadas
Autora: Nieves Muñoz
Editorial: Editorial Edhasa
Páginas: 544
Fecha de publicación: mayo 2019

No hay comentarios

Deja tu comentario