La tristeza del samurái – Víctor del Árbol

La tristeza del samurái

La posguerra y el posfranquismo son dos períodos en los que España pendió de un hilo. Víctor del Árbol (Barcelona, 1968) narra la vida de varias familias en estas dos convulsas épocas en La tristeza del samurái.

MÉRIDA 1941. BARCELONA 1981

Por una parte, la historia se desarrolla en Mérida durante el año 1941. Guillermo Mola y su esposa Isabel viven en esta ciudad con sus dos hijos: Fernando y Andrés. Él está vinculado al régimen franquista, mientras que ella pertenece a un grupo comunista. El maestro de los niños es Marcelo Alcalá. Viudo y con su hijo César a su cargo, está enamorado de Isabel.

Por otra parte, Del Árbol traslada cuatro décadas después un segundo fragmento del relato a Barcelona. A pesar de que Franco había muerto más de cinco años antes, aún quedan afectos al régimen anterior. Estos no se conformarán con la recién llegada democracia capitaneada por Adolfo Suárez.

Ambas líneas temporales se alternan en los capítulos de la novela. La conexión entre ellas son algunos personajes principales. Es el caso de César Alcalá, que ha desarrollado una carrera como inspector de policía. También encontramos a la abogada María Bengoechea, relacionada con la familia Mola por su padre, quien forjó una espada samurái para Andrés Mola en 1941. 

ÉPOCAS PROPICIAS PARA CRIMINALES

Los años en los que transcurre la narración fueron propicios para la proliferación de gente sin escrúpulos. Son personas siniestras que encontraron el hábitat natural para perpetrar sus fechorías, cuando no sus crímenes, en momentos de enorme inestabilidad política. 

Uno de ellos es Plubio, un vil personaje que sobrevivió a la dictadura del general Franco, siendo franquista acérrimo, y a la Transición capitaneada por Adolfo Suárez, siendo diputado en las Cortes Generales. 

UNA NOVELA NEGRA DE CORTE CLÁSICO

La tristeza del samurái es una novela negra de las que tanto cuesta encontrar en las librerías últimamente. Está construida a través de unos protagonistas con personalidades perversas, capaces de cometer crímenes abyectos y destrozar vidas si con ello consiguen sus propósitos. 

Para redondear la obra, Víctor del Árbol desarrolla una trama compleja. El autor va ofreciendo las conexiones necesarias entre las diferentes historias en los momentos oportunos para poder comprenderla. Al principio, el lector se sentirá un poco perdido, sin embargo, guiado por el escritor, terminará el libro siendo consciente de haber leído una estupenda obra.

 

 Julio Megía

Título: La tristeza del samurái 
Autor: Víctor del Árbol 
Editorial: Editorial Alrevés
Páginas: 415
Fecha de publicación: 2011



No hay comentarios

Deja tu comentario