La torre vigía – Elizabeth Harrower

La torre vigíaEn octubre, la editorial Impedimenta dio voz a La torre vigía por primera vez en español, un libro publicado en 1966. A través de una prosa pujante, afilada y pura, Elizabeth Harrower (Sídney, 1928-2020), una de las grandes novelistas australianas, perfila el retrato del amor venenoso, la figura del miedo, la brutalidad doméstica en el matrimonio y la esclavitud emocional.

Tras la muerte de su padre, las hermanas Laura y Clare Vaizey se quedan solas con su madre, Stella Vaizey. Debido a la difícil situación económica, son obligadas a dejar los estudios en el internado y Laura —la mayor— empieza a trabajar en una fábrica. Ahí conocerá la que será la mayor pesadilla de ambas: su futuro marido Felix Shaw (o eso pensará su hermana Clare).

La ausencia

Stella Vaizey se marcha a Europa y abandona a sus hijas en Australia. Laura contrae matrimonio con Felix para que este pueda sostenerlas económicamente. La ausencia aquí es el desencadenante de la evolución de la vida de las dos protagonistas: la falta de amor e instinto maternal por parte de Stella, la escasez de recursos económicos, la carencia de estudios, de amigos, de familia, de visión hacia un futuro claro. La obra empieza con el fallecimiento del padre, sigue con la partida de la madre, y acaba con la laguna de la autodeterminación y del respeto por uno mismo.

La novela comienza suave, con una lentitud exhaustiva, pero una vez nos adentramos en ese matrimonio agotador, cada palabra de Felix hacia Laura traspasa las páginas y se clava dolorosamente en nuestra médula. Las reflexiones de la autora poseen una densidad seductora; cada párrafo conlleva pensamientos profundos e intensos que esconden una desaprobación hacia las normas establecidas por aquella sociedad.

Reproches a una sociedad estancada

El libro está repleto de críticas hacia el colectivo australiano: directas e indirectas. Elizabeth Harrower juzga la guerra, defiende los derechos de la mujer y ve a esta como un símbolo de inteligencia y constancia con méritos nunca reconocidos, por vivir a la sombra de un hombre. Censura la violencia, las malas palabras, el daño psicológico y premia la independencia del género femenino —todo ello representado en Clare. Por tanto, las dos hermanas se convierten en personajes totalmente opuestos: una, la encarnación de la libertad; otra, el símbolo de la sumisión y opresión.

La celda invisible

Sin duda, es una obra necesaria hoy en día porque esclarece la violencia de género desde dentro; con una perspectiva muy auténtica, diseccionando parte por parte los órganos de una masculinidad característica de la sociedad de aquel entonces —y en parte, actual—. Felix menosprecia a Laura, la hace sentir como un objeto desde el principio. Sumisa e indefensa, ella no es capaz de defenderse de ningún ataque y se ahoga lentamente en sus chantajes emocionales y crueldad verbal. Clare es la luz al final del túnel; ella sí percibe la realidad y lo mira todo desde fuera, como un lector más. Será ella la que intente salvar a su hermana del abismo de un matrimonio infecto y doloroso.

¿Será capaz Laura de liberarse de Felix? ¿O seguirá intentando reparar lo irreparable?

 

Preslava Boneva

Título original: The Watch Tower
Título: La torre vigía
Autora: Elizabeth Harrower
Traducción: Jon Bilbao
Editorial: Editorial Impedimenta
Páginas: 312
Fecha de publicación: octubre 2020

No hay comentarios

Deja tu comentario