La tiranía del clic – Bernardo Marín García

La tiranía del clic

El primer libro de Bernardo Marín García, La tiranía del clic, aborda una de las problemáticas que amenazan la calidad del periodismo actual: el clickbait. ¿Cuántas veces hemos accedido a un contenido debido a su alarmante titular, para, más tarde, darnos cuenta de que la noticia no se parece en nada a lo que esperábamos?

LA TIRANÍA DEL NEGOCIO

Tras la llegada de internet y el definitivo hundimiento de la prensa en papel, en la actualidad, la mayoría de los ciudadanos acceden a la información a través de sus dispositivos móviles. La oferta es amplia y las empresas luchan para poder absorber parte de nuestro tiempo: no quieren que leamos sus artículos, sino que cliquemos en el enlace oportuno, pues según el número de visitas ganan más o menos dinero. Ahora bien, para llamar nuestra atención dejan de lado el objetivo real del periodismo. Sin entrar en materia más de la cuenta, cabe recordar (por si se nos ha olvidado) que, así como indican los códigos deontológicos, el ejercicio de esta profesión es el cauce de manifestación de una opinión pública libre dentro de un Estado democrático y social de derecho. 

Sin un periodismo de calidad, no podemos ser libres. Por mucho que nos empeñemos en pensar que no es así, lo cierto, sin duda, es que si no estamos bien informados no podemos tomar decisiones que nos beneficien como ciudadanos y seres independientes. Y no solo caemos en la trampa de la información banal, sino que además nuestro móvil se inunda de noticias falsas. La tecnología es un arma de doble filo: nos distraemos con facilidad y perdemos gran parte de nuestro valioso tiempo. 

«En Silicon Valley los que más saben de tecnología se lo están tomando muy en serio y están alejando a sus hijos de las pantallas todo lo que pueden. Algunos de los colegios más selectos las han desterrado de las aulas, mientras las escuelas públicas siguen presumiendo de hiperconexión».


Cuenta el escritor también lo que experimentó Farhad Manjoo, periodista experto en tecnología de
The New York Times, que durante dos meses se desconectó de internet y se suscribió a tres periódicos en papel. ¿El resultado? Obvio: absorbió mejor la información. Y es que, como expone Bernardo Marín, cuando navegamos por la red tendemos a escanear más que a leer.

GOOGLE Y FACEBOOK

Otras de las cuestiones interesantes que aborda el libro son el poder de los buscadores y, desde un punto de vista químico, el efecto de las redes sociales sociales en nuestra mente. Los titulares deben hacerse pensando en los algoritmos de los motores de búsqueda, motivo por el cuál los periodistas escriben también pensando en los robots que ordenan los resultados. Por otro lado, lo que resulta aún más inquietante es el uso que se le da a las redes sociales: como ciudadanos nos hemos convertido en su producto.

Perdemos horas de nuestra vida comprobando cuántos likes o comentarios han recibido nuestras publicaciones. ¿Para qué? En palabras de Sean Parker, el primer presidente de Facebook, para “dar al usuario un chute de dopamina a cada rato”. ¿Se puede saber qué nos pasa? En vez de aprovechar la herramienta de forma prudente, permitimos que queden registrados nuestros gustos más personales, miedos, preocupaciones, etc., que luego sirven para adecuar los anuncios y noticias que aparecen. En definitiva, estas plataformas no son gratuitas en ningún caso.

REFLEXIÓN

La tiranía del clic no cuenta nada que no sepamos, pero sí nos permite realizar un ejercicio de reflexión profundo, sobre todo en relación con nuestras costumbres y el panorama actual del periodismo digital. Con su obra, el escritor no pretende transmitir derrotismo, sino, entre otras cosas, animar al periodista a seducir con honestidad a sus lectores. Ojalá la tecnología nos ayude a todos a ser mejores.


Roser Ribas

Título: La tiranía del clic
Autor: Bernardo Marín García
Editorial: Turner Libros
Páginas: 96
Fecha de publicación: octubre 2019

No hay comentarios

Deja tu comentario