La Tercera Ley – Luis Ángel Fernández de Betoño

Un hombre es acusado falsamente y de forma premeditada de ser el autor de un delito de violencia de género. Como consecuencia, pierde la custodia de su hijo, su patrimonio pasa a manos de su mujer e incluso es privado temporalmente de su libertad. ¿Cómo puede influir en él que el sistema se lo haya arrebatado todo? Luis Ángel Fernández de Betoño (Vitoria-Gasteiz, 1973) nos lo cuenta en su novela La Tercera Ley, un thriller policíaco que gira alrededor de un tema polémico y que, por desgracia, se ha llevado por delante la vida de muchas mujeres inocentes.

Jimmy y Calderón

Una jueza del Juzgado de Familia y un fiscal de menores son asesinados a quemarropa en una cafetería situada enfrente de los juzgados de una ciudad pequeña, a la orilla del mar Cantábrico. La Inspectora Calderón, con una dilatada experiencia en la unidad de delitos contra la libertad sexual en Madrid, se hará cargo del caso. Tras una ardua investigación, todos los indicios apuntan hacia la misma persona: Jimmy, un ciudadano ejemplar que fue detenido, desposeído de todos sus bienes personales e incluso de su hijo, por una denuncia falsa de malos tratos por parte de su mujer. La jueza que dictó su sentencia, fue tiroteada en la cafetería.

“Básicamente se lo daban todo a ella: la guardia y custodia del niño, el uso de la vivienda, cuatrocientos euros de pensión de alimentos. Aunque lo que más le enojó fue que la magistrada admitía que la vivienda se consideraba parte del pago y por eso le descontaba cincuenta euros. El régimen de visitas era ridículo: dos tardes a la semana que estuviese de mañana, una cuando estuviese de tarde y dos sábados al mes, desde las diez hasta las ocho de la tarde del domingo”.

Novela dual

La tercera ley está narrada a dos voces, la de la Inspectora Calderón y la de Jimmy. El autor juega con continuos saltos en el tiempo a lo largo de la novela, recurso que nos permite conocer en profundidad a nuestros dos protagonistas y entender su personalidad y forma de actuar. Ambos personajes deberán luchar contra sus propios miedos y hacer frente a los remordimientos de conciencia provocados por ciertos hechos oscuros sucedidos en su pasado. La Tercera Ley está compuesta de capítulos breves y alternados en función de cada personaje, cosa que permite la lectura de la novela a una velocidad de vértigo.

Apuesta valiente y a la vez peligrosa

El escritor vitoriano hace gala de su valentía al estructurar toda su novela a partir de un tema tan delicado y sensible como es la violencia de género. Pero uno, si no se arriesga, no gana. Y en este caso, Luis Ángel Fernández de Betoño sale vencedor. Porque en La Tercera Ley nos deja patente que existe un fallo en el sistema, no en la ley en sí. Un error que ciertas mujeres han utilizado para vengarse o acelerar el divorcio de sus parejas, asesoradas por asociaciones o abogados sin escrúpulos que utilizan la finalidad específica de proteger a la mujer, para su beneficio personal, aprovechándose de ella.  Desprestigiando una ley absolutamente necesaria e indispensable porque, aún hoy en día, miles de mujeres sufren malos tratos —físicos o psicológicos— por parte de sus parejas y/o compañeros sentimentales, y muchas otras fallecen a manos de estos energúmenos.

Contra el maltrato, tolerancia 0.

Ricard Pascual

Título: La Tercera Ley
Autor: Luis Ángel Fernández de Betoño
Editorial: Autopublicación Amazon
Páginas: 305
Fecha de publicación: julio, 2019

No hay comentarios

Deja tu comentario