La mala mujer – Marc Pastor

La mala mujer

La maldad, como sustantivo femenino que es, no podría habitar en otro sitio que no fuera La mala mujer, la segunda novela de Marc Pastor que se publicó tras ganar la primera edición de los Premis Crims de Tinta en 2008. Ahora, Alianza Editorial ha sacado una maravillosa (por no decir preciosa) edición en castellano que, ya solo por su diseño, vale la pena tener entre las manos.

ENRIQUETA MARTÍ: LA VAMPIRA DEL RAVAL

Barcelona, alrededor de 1911. Los hijos de algunas prostitutas están desapareciendo y un lúgubre rumor empieza a coger fuerza entre los bajos fondos de la ciudad. Al parecer, un asesino campa a sus anchas entre sus calles y a nadie le importa. Pero claro, ¿a quién le va a importar la vida de unos chiquillos nacidos de la impureza? Son víctimas invisibles, de segunda clase.

El problema para este monstruo u hombre del saco, sin embargo, aparece cuando uno de los clientes de esas señoritas de compañía es policía y decide empezar a investigar dichas desapariciones. Moisés Corvo y su compañero Juan Malsano no cesarán, aunque se lo ordenen, hasta descubrir qué está ocurriendo. Burdeles, casinos, herboristerías…, todo les lleva a pensar que se trata de una red de pederastia dedicada a satisfacer los deseos más inmundos de la alta sociedad barcelonesa.

Pero eso no es todo: si Hungría tuvo a Erzsébet Báthory, ¿por qué no podemos nosotros tener a Enriqueta Martí, la vampira del Raval? Una mujer diabólica, sin escrúpulos, fuerte, independiente y temible. Una mujer que cree necesitar la sangre de los jóvenes para sobrevivir y no enfermar. Alguien que no dudará en engañarte y utilizarte si, con eso, puede tenerte pillado y sacar beneficio de ello. Una mujer que, en definitiva y a ojos «de la época», se comporta como un hombre…

UN NARRADOR DE MUERTE

Es posible que una de las originalidades de esta novela sea su narrador. Un personaje que nos va contando los hechos y que, de vez en cuando, incluso nos da pinceladas de qué puede pasar en el futuro. Lo sabe todo, está en todas partes, conoce a todo el mundo y, si quiere, también puede dominar el arte del engaño y la persuasión.

Pero no es un narrador omnisciente típico que nunca se presenta y del que solo conocemos su voz. No. Es alguien a quien todos tenemos muy presente y algunos temen: la muerte. Y si el personaje de la guadaña está presente, será para recoger alguna alma… ¿No?

DOCE AÑOS

Recuerdo que en 2008 seguía un blog llamado «Guionista brillant», cuya autoría y propiedad era Jair Dominguez. Entre los muchos comentarios que recibían sus publicaciones, había un tal Doctor Moriarty, que casualmente también tenía un blog que me pareció interesante y también lo empecé a leer. De repente, un día me enteré de que tras el nombre del enemigo de Sherlock Holmes se escondía un Mosso d’Esquadra llamado Marc Pastor y que acababa de publicar un libro en catalán. Fui a comprármelo en seguida. Era agosto y estaba pasando unos días en una casa con piscina que mis padres habían alquilado. Con los pies en el agua, comenzó mi relación con La mala dona. Una relación algo lenta al principio para mi gusto, pero que, cuando llegas a la mitad, te atrapa y te consume las horas sin enterarte.

En su momento, debo decir que fue una novela que me dejó «sin más»; no obstante ahora, doce años después, creo que he podido disfrutar mucho mejor su relectura. No sé si por la edad, por el momento o por el bagaje lector (y cultural) que he ido adquiriendo a la largo de los años, da igual. La cuestión es que esta vez he podido sumergirme de lleno y conscientemente en las oscuras calles de la Barcelona de principios del siglo XX, una tentación difícil de esquivar para todos aquellos amantes del gótico noir.  

 

Marta Cañigueral Ayllón

Título original: La mala dona
Título: La mala mujer
Autor: Marc Pastor
Traducción: Juan Carlos Gentile Vitale
Editorial: Alianza Editorial
Páginas: 283
Fecha de publicación: junio 2020

No hay comentarios

Deja tu comentario