La luz azul de Yokohama – Nicolás Obregón

La luz azul de Yokohama – Nicolás Obregón

Tokio, la ciudad de las luces, esa de la que se dice que son un millón de ciudades en una; es la elegida por Nicolás Obregón (Madrid, 1984) para ubicar la acción de su primera novela ‘La luz azul de Yokohama’. En ella nos presenta a Kosuke Iwata, un policía con un pasado que olvidar, con mucho que demostrarse a sí mismo y cuyos métodos no terminarán de cuajar en su nuevo puesto de trabajo, en la Primera División de Investigaciones Criminales de Tokio.

Primer trabajo: una masacre familiar

Hideo Akashi, uno de los más brillantes inspectores con los que contaba la comisaría de Shibuya de la Policía Metropolitana de Tokio, se acaba de suicidar. Uno de los casos que llevaba era el del asesinato de los cuatro miembros de una familia. Es por ello que cuando Iwata se persona en dicha comisaría, su primer día de trabajo, es este caso el que le adjudican. Así, sin anestesia, sin mayores preámbulos.

Junto a Sakai, la compañera que le han asignado, se dirige al escenario del crimen. Allí empieza a observar detalles relevantes que no figuran en el informe que su predecesor había elaborado. Para Iwata está claro, hay signos de estar ante un asesino en serie y parece que las muertes se hayan llevado a cabo siguiendo algún tipo de ritual.

A partir de ese momento, y con toda la comisaría en su contra, se propone resolver estos crímenes lo antes posible para que no haya más víctimas.

Un madrileño afincado en Londres escribiendo sobre Japón

Una de las cosas que me sorprendieron al empezar a leer ‘La luz azul de Yokohama’ fue que el escritor nacido en Madrid, pero que lleva casi toda su vida en Londres, se decidiera a ambientar su primera novela en Tokio. No pude evitar preguntarme, ¿por qué Tokio?

La suerte ha estado de mi parte y al finalizar el libro, Obregón en forma de Nota de Autor me contesta a esa pregunta. La respuesta es cuando  menos sorprendente: Oliver y Benji. Sí, la famosa serie de dibujos animados de los 80. El autor se sintió fascinado por los pequeños y sorprendentes detalles que se dejaban ver en la ficción televisiva y, desde entonces, Japón se convirtió en una de sus pasiones.

La apuesta, bajo mi punto de vista, le ha salido redonda. Una de las principales bazas para que uno se sienta fascinado por la historia es la ubicación. Nicolás Obregón nos sitúa en el Tokio de 2011, donde la tasa de suicido es alarmante y ha vuelto a dispararse una vez más.  Esa cultura misteriosa que envuelve todo lo nipón, ese aire cautivador que rodea a Tokio y sus 44 millones de habitantes hacen de esta novela algo especial.

Eso y su protagonista: Kosuke Iwata

Un protagonista que se sale de la norma

Iwata es un hombre que arrastra una mochila con mucho que olvidar y mucho que afrontar. Entre sus paisanos es un extraño y su conducta lo es aun más. Ha vivido en Estados Unidos durante mucho tiempo y allí es donde se ha formado y ha tenido sus primeras experiencias laborales. Esto, lejos de ser algo de prestigio de cara a sus compatriotas nipones, le deja en mal lugar y solo despierta antipatía.

Si además le sumamos que sus métodos son algo así como poco ortodoxos, ya tenemos al perfecto policía odiado por todos.

Pero el hecho de tener un protagonista de altura y una ubicación atrayente, no son las únicas cosas que hacen de ‘La luz azul de Yokohama’ una novela indispensable. El estilo narrativo del autor ha captado mi atención como un imán. Esos flashbacks metidos de una forma óptima; esos versos de la canción que da título al libro, acompañando a Iwata durante toda la historia, son todo un acierto que le dan un toque de originalidad y frescura.

«Las luces de la ciudad son muy bonitas. Contigo soy feliz. Por favor, deja que te oiga. Esas palabras de amor. Camino y camino, meciéndome en tus brazos como un barquito. Oigo pasos que se acercan, dame otro beso tierno. El aroma de tu tabaco favorito. Yokohama, la luz azul de Yokohama. Este siempre será nuestro mundo.»

La historia está basada en un hecho real, el asesinato aún sin resolver de una familia, los Miyazawa. Esta noticia causó un gran impacto en el escritor cuando la leyó y decidió partir de ahí para escribir su primera obra. Con una trama adictiva e inquietante, sin ser una lectura vertiginosa y repleta de acción, los constantes giros harán que nuestra atención no se distraiga y que todo encaje como en un puzzle.

Sin duda, Ediciones Salamandra ha hecho una buena apuesta con Obregón y con una novela que desprende talento por cada una de sus páginas.

 

Marta Pérez

Título original: Blue light Yokohama
Título: La luz azul de Yokohama
Autor: Nicolás Obregón
Traducción: Maia Figueroa Evans
Editorial: Ediciones Salamandra
Páginas: 464
Fecha de publicación: septiembre 2019

Disponible en Somnegra

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.