La ira de los ángeles – John Connolly

La ira de los ángeles – John Connolly

La ira de los ángeles

‘La ira de los ángeles’ es el resultado de la suma de todas las virtudes de John Connolly (Dublín, 1968) como escritor y padre literario del detective privado: Charlie Parker. Un avión siniestrado en los Grandes Bosques del Norte marca el epicentro de una novela (la 11ª de Parker) épica.

John Connolly, en estado puro

La publicación del título que tenemos entre manos (The Wrath of Angels) data de 2012, en su edición original. Trece años después de ‘Todo lo que muere’ (Every Dead Thing, 1999), la que fue la puesta en escena del expolicía Charlie “Bird” Parker.
John Connolly no ha perdido fuelle, al contrario, durante el trayecto de la serie ha habido tiempo para todo y todos, llegando en esta novela la eclosión de la propuesta negra y fantasmagórica del irlandés.

Connolly nos tiene acostumbrados a bordar con hilo de oro los prólogos y/o primeros capítulos. Volver a leer su obra es como volver a casa después de un largo camino, sentir que este es tu lugar, un mundo imaginario del que nunca más querrás salir.
Los bosques y marismas de Scarborough son nuestro lugar de recreo. De la mano del escritor, podríamos pasear incansablemente por esos paisajes eternos ya en nuestra memoria, cuyas descripciones son apabullantes.

Los Grandes Bosques del Norte, paraje abrumador

Nos encontramos en los Grandes Bosques del Norte, un lugar salvaje en el estado de Maine (EEUU). Connolly inicia su demostración literaria con un primer capítulo para el recuerdo, ese donde Harlan Vetters encuentra a un niño: Barney Shore, perdido tras la repentina muerte de su padre en una jornada de caza. Barney le cuenta a Harlan el encuentro con el espíritu de una niña/vieja vagando por el mismo bosque, un relato fascinante en la manera expuesta por el autor.

Ahora, Harlan Vetters yace en el lecho de muerte, y reúne a su hijo e hija para revelar un secreto: el descubrimiento, junto a su amigo Paul Scollay, de un avión siniestrado. No hay restos humanos. Ni denuncias por la desaparición de dicho avión.

Partimos, en la actualidad, desde el ya mítico Great Lost Bear, en Portland (Maine). Marielle Vetters (hija de Harlan) y Ernie Scollay (hermano de Paul) se encuentran con Parker. Le hablan del secreto de Harlan: el avión encontrado antaño y que pareció que el propio bosque lo había engullido. Solo queda algo de allí, una lista con siete nombres que Parker recibe de Marielle.

Tenemos caso.

El avión no solo atrae a Charlie Parker, también a personajes extraños y a viejos conocidos: Brightwell, un hombre de perfil deformado por la obesidad, con una espantosa excrecencia que desfiguraba su cuello, ya de por sí tumefacto. Este sombrío personaje no será el único en volver, el Coleccionista no se querrá perder la aventura.

‘La ira de los ángeles’: Una obra imprescindible

‘La ira de los ángeles’ es un relato negro, oscuro, con apariciones de entes extraños. Nos acercamos a la definición de “ángeles caídos”. Una novela donde sentimientos olvidados hacen presencia en el corazón de Parker. Una obra plagada de intrahistorias dignas del respeto que Connolly merece de este, el que suscribe estas palabras.

Trece años, y once entregas después, dan para una gran evolución, no hablo tan solo de la trama y vidas de los personajes, sino del estilo del escritor.
Las novelas de la serie son autoconclusivas, no solo se pueden leer de manera independiente sino que recomiendo empezar por ésta si aún no has leído nada de Charlie Parker. Podremos encontrar al auto en su máxima expresión. Si esta es tu serie, entonces, será momento de seguir por el principio: ‘Todo lo que muere’.

Un Parker con menos tormentos de los que nos acostumbra, saca su lado más detectivesco en un caso donde no faltará ningún invitado, o invitada.

 

Paco Atero

Título original: The Wrath of Angels
Título: La ira de los ángeles
Serie: Charlie Parker 11
Autor: John Connolly
Traducción: Carlos Milla Soler
Editorial: Tusquets Editores
Páginas: 432
Fecha de publicación: junio 2014

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.