La intérprete de cuerpos – Anne Frasier

La intérprete de cuerposA veces, tengo muy claro cuál va a ser mi próxima lectura y otras, no tengo ni idea. Así que cuando me encuentro ante la segunda opción, abro el Kindle y miro qué me recomienda. A ciegas; lanzándome a la aventura (qué atrevida, ¿verdad?). Normalmente, las sugerencias suelen ser los libros más vendidos o con más opiniones, y eso me echa para atrás. Pero… hay días que la suerte me sonríe y me presenta una novela completamente virgen para mis ojos y oídos. Y eso es lo que ha ocurrido con La intérprete de cuerpos de Anne Fraiser (Iowa, Estados Unidos, 1954), la primera de una saga protagonizada por la inspectora Jude Fontaine y editada por Amazon Crossing, el sello de Amazon dedicado a las traducciones.

DE VÍCTIMA A INTÉRPRETE

Un apagón, un forcejeo y un golpe de suerte hacen que la inspectora Jude Fontaine pueda escapar de la celda subterránea en la que lleva encerrada tres años, cuando la secuestraron. Pero tranquilos, no es ningún spoiler; el libro empieza así.

Durante su cautiverio, Fontaine solo se ha relacionado con su secuestrador y las únicas cosas que le han dado fuerzas para mantenerse con vida han sido pensar en los suyos y estudiar y analizar cada uno de los rasgos, movimientos y expresiones de su captor, lo cual la ha acabado dotando de un extraordinario talento para leer e interpretar el lenguaje corporal de cualquier persona. Viva o muerta.

No obstante, cuando logra llegar a la que fuera su casa tras su huida, se da cuenta de que nada es como era y de que todo lo que guardaba en su memoria ahora no son más que recuerdos. Ni siquiera ella es la misma de antes. Aunque supongo que eso es algo completamente normal después de vivir una experiencia así.

¿SUICIDIO O ASESINATO? EL PRINCIPIO DEL FINAL

Para intentar recuperar algo de su antigua normalidad, la inspectora retoma su puesto de trabajo en el cuerpo de policía de Minneapolis justo cuando se encuentra el cadáver de una joven que, a priori, parece haberse suicidado. Sin embargo, las nuevas capacidades de Jude revelan que en realidad se trata de un asesinato. Un crimen que dará el pistoletazo de salida a la caza de un asesino en serie con cabezas decapitadas, colgantes y agua de por medio.

Una trama policial con muchos implicados en la que pasado y presente se entrelazan para llegar a un desenlace correcto (y deseado) a pesar de ser previsible si vas leyendo entre líneas.

LA SALUD MENTAL FEMENINA

Cuando Jude Fontaine se reincorpora al trabajo, Uriah —su nuevo compañero— cree que aún no está preparada y que su estabilidad emocional es demasiado frágil. Acaba de escapar de un largo secuestro y eso siempre deja marca. Pero es que, además, está esa forma que tiene de mirarlo, como si lo estuviera siempre examinando. Y eso, a él lo incomoda.

Al principio, todos estos comportamientos pueden entenderse si se tiene en cuenta la situación por la que acaba de pasar la inspectora, pero cuando la familia, por su parte, no deja de apelar a su dudosa cordura ya desde su niñez, todas las alarmas saltan. ¿Está Jude realmente chiflada?

Y es que durante años (o siglos) no ha habido nada más fructuoso para quitar de en medio o desacreditar a una mujer que tachándole de trastornada. Pero queridos amigos, eso tiene ya los días contados. Os lo dice una loca.

—[…] Es usted como Juana de Arco.
—¿Esa no estaba loca?
—Eso es lo que decían de ella.

 

Marta Cañigueral Ayllón

Título original: The Body Reader
Título: La intérprete de cuerpos
Autora: Anne Frasier
Traducción: David León
Editorial: Amazon Crossing
Páginas: 347
Fecha de publicación: junio 2020

No hay comentarios

Deja tu comentario